ACTUALIDAD REPOR SALUD

Los alimentos funcionales como una nueva forma de alimentación

  • Los alimentos de la dieta mediterránea son considerados alimentos funcionales

  • Estos compensan desequilibrios alimenticios y ayudan a mejorar la salud de las personas

Es sabido que la relación entre dieta y salud van de la mano pero los nuevos estilos de vida, la falta de tiempo para hacer ejercicio o cocinar o el abandono de los hábitos de alimentación tradicional, hace que se produzcan desequilibrios que no garanticen la adecuada ingesta de nutrientes recomendado por los especialistas en nutrición.

El concepto de alimento funcional viene a compensar, por un lado, los desequilibrios alimenticios y, por otro, la demanda de comida que previene enfermedades y mejora la salud e imagen.

Estos alimentos, además de sus prioridades nutritivas básicas, tienen un efecto beneficioso sobre la salud de las personas. No se diferencian de otros puesto que su presentación es similar al resto, son alimentos que se consumen en una dieta normal y, además, reducen el riesgo a desarrollar enfermedades crónicas.

Los alimentos que se consideran funcionales

Ejemplos de ellos son los cereales o los lácteos, enriquecidos con vitaminas y minerales, los alimentos de la dieta mediterránea como el aceite de oliva, los tomates, las legumbres o el pescado, frutos secos, frutas, verduras, chocolate…

Además aquellos alimentos a los que se les incrementa la concentración de algún ingrediente como el calcio o la vitamina C, a los que se les eliminan ingredientes como el gluten o la grasa saturada, a los que se les añade componentes como el omega 3 y a los que se les sustituyen como las grasas saturadas por aceite de oliva.

Su consumo debe realizarse en cantidades similares a los alimentos convencionales, de forma sana, variada y equilibrada. Además, están indicados para personas en estado de carencias, intolerancias o alergias a determinados alimentos, personas con necesidades nutricionales especiales como las embarazadas o deportistas, y personas con riesgo a padecer enfermedades gastrointestinales, cardiovasculares, diabetes, osteoporosis, etc.

Regular estos alimentos

La regulación de estos alimentos funcionales no se diferencia de la del resto. Debe cumplir las condiciones de higiene, seguridad y etiquetado que cualquier otro tipo. Se exige que presenten un etiquetado nutricional completo con el contenido del alimento y los efectos beneficiosos que producen sobre la salud, siempre sustentados científicamente.

Además incluye el aporte real de cada componente, el porcentaje de la ingesta diaria, los posibles riesgos por toma excesiva y la población a la que se dirige. En ningún caso podrán atribuirles propiedades de curación de enfermedades, recomendaciones médicas, o que puedan inducir a error al consumidor.

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones