MOTOR

Cómo saber si hace falta cambiar los discos de freno de tu coche

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en el mantenimiento de tu vehículo lo encontrarás en los discos de freno. Estos elementos tienen un desgaste considerable en su uso que puede depender del tipo de vehículo y de tus características de conducción.

Un deportivo Ford gastará más discos de freno que un turismo normal, al igual que una conducción más agresiva frente a una más conservadora, pero también influirán las características de las carreteras; si son de montaña o llanas, viradas o rectas o si tu circulación es eminentemente urbana.

¿Cuál es la vida útil de un disco de freno?

Todo ello va a determinar la vida útil promedio de tus discos que viene siendo, en un vehículo normal, entre 60 000 y 75 000 km.

No has de confundir el cambio de discos con el cambio de pastillas que se debe hacer regularmente cada 25 000 Km, teniendo en cuenta que las pastillas delanteras suelen gastarse antes que las traseras y observando que se verán afectadas en su duración por las mismas circunstancias expuestas para los discos.

Si las pastillas de freno no se mantienen adecuadamente pueden cristalizarse o perder su componente de frenado llegando a rayar el disco y acortando, por tanto, la vida útil de este.

También puede ocurrir que las pastillas y los discos estén mal alineados, lo que provocaría también un desgaste irregular.

¿Cómo comprobar el estado de un disco de freno?

Hay determinadas sensaciones de conducción que te van a indicar que algo está pasando con tus discos de freno.

– Inestabilidad en la frenada: el coche se desvía al frenar. Esto puede ocurrir también por un mal estado del paralelo o equilibrado o por diferencias de presión en los neumáticos, pero, por si acaso, revisa los discos.

– Temblor al frenar: el coche presenta un temblor o vibración en la frenada. Este es uno de los síntomas más claros de que el disco y el conjunto de freno está ya muy deteriorado y deberías cambiarlo inmediatamente.

También puedes hacer de vez en cuando una comprobación manual, siempre y cuando los discos estén fríos. Esta comprobación consiste en meter la uña en el reborde del disco y comprobar la profundidad de desgaste. Si esta supera los 2 mm es mejor cambiarlos. De igual modo, si las caras están rugosas, el disco ya estará gastando de más las pastillas.

¿Qué debes hacer al cambiar los discos?

Una cosa que debes tener en cuenta es que al sustituir los discos de freno has de cambiar también las pastillas, pero no tiene por qué coincidir el cambio en los dos ejes.

Una vez que los cambies procura hacer un rodaje suave y progresivo para que el conjunto se adapte, mediante una conducción conservadora.

Si necesitas recambios, usa siempre originales como los que encontrarás aquí.

Etiquetas

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones

Destacado