ACTUALIDAD DEPORTES FUTBOL LEGA

El Leganés se da un costalazo en Ipurua al perder 1-0 ante el Eibar

  • Lesión de Ezequiel Muñoz en la espalda tras una mala caída a los 10 minutos de empezar el partido

  • El central Gálvez, en una jugada que él mismo inició, logró el gol para los armeros

  • Los de Garitano no dieron sensación de poder levantar el partido en ningún momento

Banner Horizontal

El Club Deportivo Leganés exhibió en Ipurua esa versión tan poco agradecida y poco vistosa que suele conducirle en nueve de cada diez ocasiones al mismo resultado que el cosechado en tierras vascas: la derrota. Versión de cinco defensas, cuatro en el medio y un punta. Versión que luego hay que modificar  porque las circunstancias obligan a hacerlo. Y versión que no da tiempo y al final segunda derrota pepinera consecutiva. ¿Y qué? Pues eso.

La primera parte fue accidentada, pero en toda regla. De esos accidentes encadenados: el pepinero Ezequiel Muñoz abandonó el campo lesionado. Su sustituto Dos Santos fue amonestado por darle una mala patada a mala altura a Kike García que le costó cinco grapas en la cabeza. Y dirá usted.. ¿Y no había nada más que contar? Pues les prometo que de la primera media hora poco. Bueno, algo sí. Le cuento.

Garitano empezó su particular ruleta de cambios para ver a todos los que han llegado tarde. De entrada en el once Brasanac y Guerrero; y por fin, el añorado Siovas. Fuera Rubén Pérez y Szymanovski. Cambio de sistema 1-5-4-1. ¿Experimento? No. Necesidades del guión. El de Bergara no quería tonterías atrás y prefirió amarrarse con cabeza que alegrarse con tristeza. A eso se le sumó que el Leganés no tuvo práctimente nada de posesión de balón.

30 minutos sin balón

Al Lega le costó más de media hora equilibrar la posesión y empezar a tener algo más el balón para intentar pisar el área de Dimitrovic con algo más que la buena intención del delantero Guerrero. Y la gran ocasión llegó en el 36′ merced a una espabilada combinación de Omar Ramos, Diego Rico y Brasanac, del que fue el disparo.

Y es que el Eibar tampoco encontraba forma humana de echarse el partido a la cara. La tela de araña blanquiazul aturullaba al más pintado. Las opciones de pisar el área de Cuéllar pasaban, salvo sorpresa, por la acción individual o el zambombazo desde fuera. Esta era menos posible tras los dos que le costaron la derrota al Leganés ante el Getafe.

Sin mucho (más bien poquito) que destacar del primer, salvo los gritos de ánimo de la veintena de aficionados del Lega que estuvieron presentes en la cita, Martínez Munuera puso rumbo al descanso. Frotarse los ojos porque el partido podía ser del siglo XXI o de aquellos que veíamos en el XX.

Segunda mitad

Los segundos 45 minutos comenzaron al paso que marcó una insistente lluvia y, a priori, con el mismo dibujo que terminaban los primeros y con la misma presión armera que al comienzo del partido. Con lo que no contaban los protagonistas era con Martínez Munuera y su falta de adaptación a un partido que parecía iba a estar pasado por agua.

Y el chaparrón llegó de la mano de “Galvezbauher”. El central del Eibar que recuperó un balón en el centro del campo y se fue hacía arriba, cuál kaiser alemán, para rematar de cabeza el centro devuelto de un compañero. Tres centrales, un porrón de gente del Lega en el área, y un tipo que llega de atrás de hace el 1-0 y te deja con 37 minutos por delante en el rincón de pensar. ¿Soluciones del Lega? Estaban por llegar. Y llegaron.

A los siete minutos nuevo estreno: Claudio Beauvue dentro por Omar Ramos. En teoría caían en la delantera pepinera dos nueves puros, pero seguían los cinco de atras. Subía un par de puntos la presión pepinera. Y el rigor arbitral. A 20 para el final, el Lega había hecho 11 faltas y había visto cinco amarillas. ¿Excesivo? Sí.

El tramo final

Cuando la cuenta atrás de los minutos empezaba, cabía pensar que el Lega expondría una imagen similar a la de Cornellá en lo referente a presión e intensidad. Pues tampoco. A los blanquiazules parecía faltarles circulación de balón, algo que se explica solo recordando que cuando juega con doble pivote y Gabriel son tres; pero si falta uno, pues son dos.

Solución para los últimos diez minutos: Amrabat. A la ligera, a la desesperada, a la que buenamente se pueda. Al riesgo de la ruleta rusa. A buscar a la desesperada en esos diez minutos algo que no había conseguido armar en los otros 80. El Eibar ganó y la vida siguió como siguen la cosas que no tienen mucho sentido… (Sabina dixit). Y el Lega agachó la cabeza, sumó su segunda derrota liguera y puso rumbo a Leganés. El Girona espera el miércoles.

FICHA TÉCNICA

LaLiga – Primera división (4ª JORNADA)

EIBAR, ; CD. LEGANÉS,

EIBAR: 23. Dimitrovic; 7. Capa, 3. Gálvez, 12. Paulo, 15. Cote; 10. Bebe (18. Ardilla, 61′), 14. Dani García, 24. Jordán (19. Charles, 86′), 8. Inui; 17. Kike García (5. Escalante, 76′) y 9. Sergio Enrich.

CD. LEGANÉS: 1. Cuéllar; 3. Bustinza, 5. Mantovani, 22. Siovas, 19. Muñoz (16. Dos Santos, 12′) 15. Diego Rico; 23. Omar Ramos (12. Claudio Beauvue, 60′), 24. Brasanac, 8. Gabriel, 18. Naranjo (25. Amrabat, 80′); y 9. Guerrero.

ÁRBITRO: Martínez Munuera. Amonestó a los locales Dani García (42′), Paulo (47′) y a los visitantes Brasanac (3′), Mauro Dos Santos (25′), Diego Rico (50′), Siovas (62′), Guerrero (66′)

GOLES: 1-0 (52′). Gálvez remata dentro del área de cabeza tras una jugada que inició el mismo.

INCIDENCIAS: Estadio de Ipurua. Celebración del 70 aniversario.

Etiquetas

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones