Banner Horizontal
ACTUALIDAD COMERCIO SOCIEDAD

Diez consejos para detectar y evitar el fraude online en tiempos de uso intensivo de Internet

Banner Horizontal

En las últimas semanas, el cambio de hábitos y las necesidades de información y solidaridad a consecuencia del coronavirus han multiplicado la actividad en redes y comercios online. De hecho, la actividad de los e-commerce ha crecido entre un 20% y un 55% desde el comienzo de la crisis del coronavirus, según estiman datos de Biocryptology. Los sectores particularmente beneficiados de este aumento de actividad son los sectores de alimentación, deportes y farmacia.

Se estima que, con este aumento de usuarios y tráfico, también están aumentando las estafas y ciberataques. Es por eso que es importante seguir una serie de recomendaciones en nuestro uso diario de los servicios online para no sufrir ninguna consecuencia indeseable.

  1. Si compras online, usa páginas conocidas. Utiliza sitios web fiables y de buena reputación, lee comentarios de otros consumidores e infórmate sobre sus políticas (devoluciones, entregas, gastos de envío…). A la hora del pago es importante verifciar que se hace a través de una página segura.
  2. Usa sitios web con cifrado (certificados HTTPS). El cifrado ayuda a proteger la información confidencial del usuario, como las tarjetas de crédito. Se pueden identificar porque, en la barra del navegador, aparecen con un candado cerrado. Desconfía de las páginas sin crifrado y no incluyas datos sensibles.
  3. Comprueba los correos electrónicos. Durante estos días se recibe una gran cantidad de mails. Tiendas, apps, bancos, seguros, etc. Es importante comprobar siempre la autoría de los mismos y extremar la precaución ante aquellos mensajes de remitentes desconocidos. Detras de un beneficio fácil, suele haber una estafa conocida.
  4. Atento al phishing. El robo de credenciales con suplantación de identidad es uno de los delitos más extendidos de la red. El phising se esconde en páginas o mensajes que parecen de una compañía conocida, pero son de un tercero que simula su apariencia. Puede ser dificil de detectar ya que pueden suplantar totalmente a la entidad con logos, lenguaje, estética, etc. Verifica las direcciones del remitente, que no haya errores de redacción y que los enlaces siempre lleven a las páginas oficiales. En cualquier caso, desconfía siempre que pidan información sensible o que ya debieran conocer.
  5. Proteger las credenciales (usurario y contraseña). Una alerta de peligro clara es que alguien quiera que le envies tu contraseña. Los datos de acceso a cualquier servicio son personales y secretos. Sistemas de identificación biométricos pueden ayudar a evitar suplantaciones.
  6. Acudir directamente a las empresas. Si dudas de la veracidad de un mensaje confírmalo con tu proveedor oficial a través de sus canales de atención al cliente.
  7. Las tarjetas de crédito. Son una fuente de riesgo permanente. Como norma general, es importante seguir siempre las recomendaciones de la entidad emisora y utilizarlas solo en páginas seguras.
  8. Redes sociales. El desarollo de las redes sociales las está convirtiendo en un e-commerce más. Evita revelar datos de la tarjeta ni dejarlos guardados en los perfiles, o pagar siempre de forma segura son dos claves para evitar que alguien suplante nuestra identidad y utilice nuestros medios de pago.
  9. No utilizar canales digitales para datos sensibles. Nunca enviar datos, ni claves, personales a través de  sistemas online (Whatsapp, email, etc). Si es necesario, hacerlo por teléfono.
  10. No difundir mensajes no contrastados. Es importante evitar la difusión de mentiras y bulos, que muchas veces pueden incluir fraudes o estafas que estriamos ayudando a expandir. Sistemas de recaudación falsos, oportunidades laborales y otras cadenas que se envian a través de Whatsapp son una fuente de estafas que podemos evitar cortando la trasmisión. Lo mejor es informarse a través de fuentes oficiales y medios de comunicación.

Para cualquiera de estas tareas se puede recurrir al Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), que entre otras labores presta servicios de información y de difusión de alertas de seguridad. En el caso de padecer alguna estafa, debemos denunciarlo cuanto antes a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Aunque consideres que tu pérdida individual pueda ser pequeña, ten en cuenta que los ciberdelincuentes pueden haber estafado a centenares o miles de personas. Al igual que con los bulos, hay que detener la cadena.

Información

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones