ACTUALIDAD COMERCIO EMPRESAS

Fernando Contreras, el éxito de un leganense incansable

  • “Monté mi primera empresa en el 94 hipotecando la casa de mis padres”

REPORTAJE DE JMA – FOTOS PAZ PANIAGUA

Come todos los domingos en la Plaza de los Ríos con Josefa, su madre que “como buena madre” le insta a que no diga palabrotas. Se le iluminan los ojos al hablar de ella y se le recargan más al recordar a su padre, fallecido hace dos años. “Peón del albañil del que estoy muy orgulloso porque me enseñó principios y valores”.

Un día, ‘los Contreras’ pusieron rumbo a Leganés, como otros tantos extremeños, desde Salvaleón (Badajoz).  Tiempo después de llegar, Josefa dio a luz en la Maternidad de Odonell a Fernando. Hoy es uno de los empresarios de mayor éxito de nuestra ciudad, no obstante son tres las ópticas que tiene aquí (Opticalia, Opticall y Program Visión) y algunas más repartidas por la Comunidad de Madrid.

Los inicios

Recuerda aquel día en el que  “por necesidad porque éramos cuatro hermanos” vio en Ferri Ópticos que necesitaban gente. “Entonces trabajaba de albañil con mi padre los fines de semana. Era duro. Nos presentamos 400, cogieron a 14”. A los dos años era jefe de ventas y con 21 se había convertido en el director de la tienda. Reconoce que “estaba enamorado de mi trabajo”. Tenía un gran sueldo pero “me fichó un joyero que tenía una óptica en Cuatro Caminos”.

Quería aprender más, “entré con la condición de dejarme gestionar. Multipliqué por seis el negocio de la tienda”. Y Fernando siguió subiendo escalones. A los dos años dio el paso definitivo. “Monté mi primera empresa en Leganés con la hipoteca de la casa de mis padres”. Era el 1 de julio de 1994. Un año después llegó la segunda.

Tras trabajar “muchísimo”, con su inseparable José Carlos Rivas, reconoce que “tiene muchísimo que agradecer a Leganés”. La ciudad a él ser un empresario de éxito incansable.

Recuerdos de días históricos

Su sencillo despacho es el despacho de un trabajador incansable. El éxito se respira en el modo de hacer y en alguna otra curiosidad que adorna una de las paredes. Detrás de su cabeza se deja ver un billete de cinco mil pesetas (la imagen superior). Aún tiene guardado el primer billete de 5.000 de la primera venta realizada en la Óptica aquel 1 de julio de 1.994.

Si uno le da la vuelta al cuadro en el que está colocado dicho billete se lleva otra sorpresa, puesto que hay una pequeña bolsita detrás en la que conserva (también a modo de amuleto) los euros de la primera venta que hizo en esa moneda.

Fernando Contreras, este ‘sannicasiano’, a sus 49 años, con tanto trabajo convertido en éxito durante 33 años, tiene claro que la única  fórmula para el éxito es “el trabajo” aderezado con “el convencimiento de lo que haces”.

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones