Banner Horizontal
ACTUALIDAD DEPORTES FUTBOL

Mariano Callejo merecía algo mejor que el tristísimo empate (0-0) que dejaron Leganés y Celta

Banner Horizontal
  • Homenaje del club a uno de los fotógrafos históricos de la ciudad que además es el socio 22

  • Otro partido de los pepineros que no pasará a la historia por nada destacable

  • El Celta se llevó un punto que puede serle de oro al fina de la conpetición, pero…

Crónica: juanma_alamo Fotos: Bea Fdez. de Agustín

Con permiso del Leganés, de LaLiga y del Fútbol, las primeras líneas de esta crónica han de ser, por derecho, a la persona que ha realizado el saque de honor: Mariano Callejo. Sus cámaras, sus objetivos y su buen hacer han recogido durante muchos años parte de los inolvidables momentos de la ciudad. Y el fútbol ha sido parte de esos momentos y el Lega parte de su vida, es el socio 22. Con la modestia que da el respeto a nuestros mayores, nuestro sincero abrazo y felicitación a Don Mariano y a los suyos. Y es que ese detalle fue lo mejor del partido.

Y hecho lo importante, vamos al lío del fútbol. El Lega tenía cosas que hacer: dar una imagen que le gustara a los suyos, ganar un partido para dejar la salvación rubricada (salvo una maléfica combinación matemática) y darse una alegría. El Celta sufre el trastorno de estar peleando por el descenso, algo que trastorna mucho y sube la tensión en el momento decisivo  de la Liga.

El control

Cuando la necesidad aprieta toda hacer fuerza. El Celta se puso manos a la obra. Decidió optar por la lección básica: presión, tener el balón y darle la menor cantidad posible de metros al Lega para maniobrar. El trabajo era intentar cerrar con seis (cuatro medios y dos delanteros) a los ocho pepineros (cinco de atrás y tres de enmedio). Y ese trabajo iba a pasar factura. Los locales tenían que meterse rápido en el compromiso o volvía la burra al trigo.

El paso de los minutos no concedía condición alguna de dueño del partido ni a celestes (con esos colores tan horrorosos que tienen las segundas equipaciones) ni a blanquiazules. Sistemas defensivos que mandan sobre sistemas ofensivos que no se despliegan. Todo ello beneficiaba al que no tenía prisa, el local; y perjudicaba en modo más tensión al que sí la tenía, el visitante. Y sin más cosas que el explicado el partido se fue al descanso. Poco que decir, menos que contar.

El regreso

La vuelta fue con los mismos. Otra vez la ‘pellegrina del descanso’ pareció surtir efecto en el inicio del segundo tiempo. Jugadores cuya presencia había sido virtual en la primera parte parecía que iban a tener más presencia. La afición seguía a lo suyo, a animar, salvo el grupo Ghetto28 que, según la versión ofrecida a este periódico, fueron injustamente acusados de estar implicados en una pelea que se produjo antes del partido. Pelea en la que se produjeron varias detenciones, entre ellas las de alguna chica que ni siquiera es aficionada al fútbol.

Quince minutos después de la vuelta, el Lega tenía más balón, más situación y era el momento de crear alguna ocasión de gol… Vamos lo que se hace en el fútbol. Así hasta que el Celta dio el  primer susto del partido.  Un balón en profundidad que Aspas deja camino de la red y Omerou la saca algo más allá de la línea. Sí, un milagro, pero lo hizo. El susto se quedaba en el cuerpo pepinero. Primer aviso serio vigués.

Cambios y remate

Y llegados a los 20 minutos finales empezaron a aparecer los cambios, que en el caso del Leganés eran recambios. Los dos puntas se fueron y entraron otros dos. Con Carrillo y Michael Santos, no parecía que nada fuese a cambiar, me refiero a lo táctico. El Lega iba a seguir ¿jugando? a lo mismo. El mal sabor llegaba otra vez a la boca de los aficionados pepineros, pero siempre cabía la posibilidad de mejorar, de empeorar… O de quedarse todo exactamente igual.

Y llegó el cambio que siempre desea la afición: El Zhar en el campo, con aplauso general. Otra vez sin entenderse mucho su poca presencia en otro partido, pero eso lo sabe y lo explica su entrenador. Ellos sabrán. Lo poco que les puedo contar en el remate de esta crónica es que si alguien le da por pensar, lo que va a pensar no es bueno. La falta de ambición es eso que tienen los que no les importa un carajo lo que defienden.

LALIGA (Jornada 35ª)
CD LEGANÉS, 0; RC CELTA DE VIGO, 0
CD LEGANÉS: 1. Cuéllar; 12. Nyom, 3. Bustinza, 24. Omerou, 22. Siovas, 15. J. Silva; 8. Recio, 23. Vesga, 27. Óscar (10. El Zhar, 83′); 25.Braithwaite (20. Santos, 74′) y 26. En-Nesyri (9. Carrillo, 71′).
RC CELTA: 13. Rubén; 2. Hugo Mallo, 22. Cabral, 4. Araujo, 15.L. Olaza; 14. Lobotka, 21. Jozabed, 16.Hjlusager (23. Brais Méndez, 76′); 10. Iago Aspas, 9. Maxi Gòmez y 19.Boufal (24. Boudebouz, 68′).
ÁRBITRO: Martínez Munuera (Colegio Valenciano). Amonestó a los locales Recio (44′)
INCIDENCIAS: El saque de honor lo realizó el histórico fotógrafo leganense Mariano Callejo, socio número 22 de la entidad.

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones