foto-1-aficion-sevilla-leganes Copa
ACTUALIDAD DEPORTES FUTBOL LEGA

El Lega se despide con honores de grande de una Copa histórica tras perder 2-0 con el Sevilla

CRÓNICA: Juanma Álamo FOTOS Y VÍDEOS: Jesús Troyano – Francisco A. Melero (enviados especiales)

¡Gracias CD Leganés por hacer soñar a toda una ciudad! ¡Gracias CD Leganés por codearte con los más grandes del fútbol español en competición copera! ¡Y gracias CD Leganés por caer con la honradez y los honores que solo conocen los que son como tú! ¡Gracias!

Sevilla F.C. 2-0 C.D. Leganés 07/02/2018

Permitanme como consideración previa tras saber lo que ha pasado, y antes de analizarlo, darle las gracias a Asier Garitano por la puesta en escena del compromiso. Aseguró en la previa que a Sevilla se iba con la intención de ganar (es decir pasar) y, almenos, en la composición del once así fue. Más allá de presiones de la grada, que es espectacular, el Lega iba a lo suyo – que era lo de muchos – desde el inicio.

Es verdad que el Sevilla anduvo con el colmillo más afilado en el principio. Quiso llegar cuanto antes al área para intimidar a Champagne. Lo hizo el Sevilla y lo hizo el Lega. O sea que en la impresión inicial sobre el campo empate a todo en los primeros instantes. A los de verde (o sea los habituales blanquiazules) no parecía que se les iba a hacer de noche.

El gol del Sevilla

Camino del 15′ llegó el primer susto de la noche. Un balón profundo por la derecha a Muriel, una pelea sin fin ni cuartel, un rechace que coloca al centro del area donde Correa recoge y firma el 1-0 (2-1 en la eliminatoria). Para el Lega poco cambiaba. Seguía necesitando lo mismo. Y lo mismo era no perder la calma ni entrar en modo disparate. El Sevilla se acostó a reponer algo de fuerzas pero era un león echándose la siesta.

Garitano tenía un problema con doble lectura. Tenía que tener más pero tenerlo le daba más opciones al Sevilla. Y el Sevilla con opciones es un ‘escuadrón’ letal. Elegir en esa encrucijada no era fácil de resolver. Era, básicamente, suicidarte o seguir vivo. Durante la primera parte optó por seguir vivo.

El partido era largo. Un gol te llevaba a una prórroga. Dos, a la final. Había que esperar. Desesperaba, pero era lo más prudente. Así se fue haciendo con el dominio del partido. Un desmarque de Tito, un disparo de Gabriel. Llegadas al área. Cositas. Detalles. Indicios. De esa ‘huida hacia adelante’ llegó el susto hispalense a tres del descanso. Contra de Muriel, disparo de Banega, Bustinza en modo grandioso. Después Tito. ¡Qué manera de sufrir! A descansar.

Segundo acto

El Lega se presentó con celeridad al arranque del segundo acto. Igual era casualidad, igual es que tenían ganas, prisa o las dos cosas. Primera ocasión, un libre directo en muy buen sitio. Disparo muy bueno de Beauvue, si hubiese sido perfecto hubiese sido gol. Primer aviso del Lega a los tres minutos. En este acto ya si había una cuenta atrás. Siete minutos después cesión inesperada de Beauvue. Segundo aviso.

Levantar la vista y ver como corrían los minutos era una sensación que empezaba a ser angustiosa camino del 60′ (es decir a 30 para el final). El Lega tenía que creer, tenía que convencerse a si mismo. En el obús de Rubén Pérez desde lejos iban parte de esas intenciones. Los de Butarque se habían hecho dueños y señores, con la peligrosa connivencia de los locales.

El último tercio

Y empezaron a trabajar los cardiólogos a destajo. Sarabia dispara en el 65′ de un latigazo que pilla muy bien colocado a Champagne y la cosa no pasó a mayores. Más tensión. El Lega estaba fuera, pero vivo, a 20 minutos del final. Otro gol del Sevilla era el KO; uno suyo, la prórroga.

Piezas de repuesto. Garitano reforzó la zurda, Montella reforzó su diestra. Vamos que los dos vieron que la batalla estaba ahí en lo que quedaba. Eso sí, los hispalenses con más madera defensiva y menos ofensiva. ¡15 solo 15! Qué tortura para un modesto colado en la élite. Pero que lección de honradez futbolística.

La angustia final

En esos momentos de la suerte suprema el Lega ya sabía que si había que caer había que hacerlo con honores. El Sevilla perdió una pieza básica: Banega, lesionado a nueve del final. Mantovani entró de ¡delantero centro! Fue el último recurso de los pepineros para el gol que le diese la vida.  Y el Mudo firmó mi silencio.

COPA DEL REY (1/2 Vuelta) (3-1)
SEVILLA FC, 2; CD LEGANÉS, 0
SEVILLA FC: 1. Sergio Rico, 16. Navas (3.M. Layun, 73′), 25. Mercado, 5. Lenglet, 18. Escudero; 15. Nzonzi, 10. Banega (14. Pizarro, 83′) 17. Sarabia; 22. Vázquez, 11. Correa y 20. Muriel (23. Sandro, 79′).
CD LEGANÉS: 13.Champagne; 2. Tito (5. Mantovani, 83′), 3. Bustinza, 22. Siovas, 15.Diego Rico; 21. Rubén Pérez, 8. Gabriel; 10. El Zhar, 17. Eraso (24. Brasanac, 58′), 7. Amarabat (14. Raúl C., 72′); y 12. Beauvue.
INCIDENCIAS: Estadio Ramón Sánchez Pizjuán. Ambiente de excepción. 39.705 espectadores.
ÁRBITRO: Estrada Fernández (Colegio Catalán). Amonestó a los visitantes Amrabat (50′).
GOLES: 1-0 (14′). Correa recoge un pase de Muriel tras recoger un rechace. 2-0 (89′) Mudo Vázquez a la contra por el lado izquierdo.

Publicidad

  • vw-comatrasa.gif

Secciones