ACTUALIDAD DEPORTES FUTBOL

Emocionante despedida de Asier Garitano y de Martín Mantovani del CD Leganés

  • “Garitano entrenador se va, pero Asier se quedará aquí para siempre”

La despedida del entrenador del CD Leganés, Asier Garitano, y del capitán, Martín Mantovani, fue una carga de emociones añadidas y el broche final a la temporada 17/18. Segunda campaña consecutiva en la que los blanquiazules mantendrán la categoría. La coincidente salida de ambos del club, el primero, por decisión personal; y el segundo, por decisión del club, dejan “un hueco importante”, tal y como ha indicado su compañero Jon Ander Serantes.

El club preparó la despedida que ambos se merecían después de formar parte de los cinco años más gloriosos de la historia de la entidad pepinera. Cinco años en los que el club ha pasado de militar en Segunda B a consolidarse en Primera. Los únicos supervivientes en el plantel de aquella primera plantilla de la temporada 13-14 eran el técnico y el jugador.

Pasillo y manteo

Sobre el césped de Butarque se preparó un pasillo de personal del club, compañeros, técnicos, para recibir primero al entrenador y después al capitán. Ambos veían desde el túnel de vestuarios, acompañados de sus hijos, como se iba formando dicho pasillo. Con todos esperándoles, el primero en comparecer fue Asier.

El entrenador, acompañado de su hijo, llegó al centro del campo entre la tranquilidad que le ha acompañado y la emoción que ha sido parte de él durante estos últimos días. Garitano utilizó la particular fórmula de despedirse de cada una de las partes del campo. La preferencia “y aquellos que hace cinco años veían el fútbol de pie, apoyados en la barandilla, y ahora ‘les obligan a verlo sentado'”, el fondo sur, la tribuna y el fondo norte.

Despedida del Garitano entrenador, no de Asier

Palabras de mucho cariño para la afición, “los que siempre habéis estado conmigo”. Y una frase que le sale del corazón cada vez que lo dice: “Garitano entrenador se va, pero Asier se quedará aquí para siempre. Lo que no sé es dónde me voy a sentar”. Su sinceridad habitual le llevó a indicar que “me gustaría venir como visitante, intentar ganar, pero al acabar todo eso que sepaís que voy a ser uno de vosotros”.

Adiós del capitán

Por su parte, el capitán Martín Mantovani, se acompañó de una de sus hijas. Cargado de emociones recordaba que “he vivido estos cinco años cosas muy bonitas con esta afición que me dado muchísimo”. En su despedida de Butarque insistió en recordar que “las cosas buenas de Butarque todavía tienen que venir”.

Ninguno de los dos se libró del manteo de sus compañeros, ni del emocionado y permanente aplauso de la grada. El libro de estos cinco años ha escrito su última página. Ahora habrá que empezar a escribir el siguiente y el futuro no espera.

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones