Banner Horizontal
FIESTAS OPINIÓN

Editorial 26: “Butarque’17 obliga a una reflexión seria”

Banner Horizontal

Las Fiestas de Butarque 2017, su confección, desarrollo y críticas, obligan a hacer una reflexión seria y profunda. Más allá de la calidad de las mismas (cualquier comparación con cualquiera de las ciudades de alrededor es odiosa), más allá de los esperados problemas con los eventos taurinos (otra vez a los dos años de legislatura como le sucediera al anterior alcalde Jesús Gómez), más allá de que nunca a todo el mundo le va a gustar todo y son más los que critican los fallos que los que aplauden los aciertos.

El modelo de las fiestas

Más allá de todo eso hay reflexiones que hay que hacerse de forma definitiva por el bien de las Fiestas y, sobre todo, por el modelo de Fiestas de la ciudad. Aunque a veces parezca otra cosa estamos en el año 2017, pero viendo el día a día de las Fiestas cualquier lo diría. Es paradójico que los únicos que monten caseta sean los partidos políticos, cuya financianción está siempre en el ojo del huracán y las cuentas de las casetas de Fiestas no tiene control alguno.

Es paradójico que los que monten casetas sean los partidos políticos y no haya ninguna entidad nunca

Unos porque ceden la explotación, hecho que es tan criticable por lo moral como alabable por el control financiero; otros porque la gestionan ellos, hecho que es tan criticable por el descontrol financiero como alabable por el contacto con vecinos y afiliados. Y es paradójico por las entidades (sociales y/o deportivas) porque no lo hacen pero piden subvención. Sería bonito dejar de ver casetas de partidos políticos para ver una fila de casetas de entidades deportivas o sociales, o al menos mezcladas.

Actividades de las peñas

Igual habría que reflexionar sobre las actividades de las peñas organizadas por las peñas y, aunque seguramente no es lo que pretendan, para  las peñas. Eso sí, subvencionadas por todos los vecinos de Leganés con sus impuestos. Eventos desperdigados por la ciudad para uso y disfrute de no muchos… Salvo que se hable de reparto de comida. Y eso sí que merece una reflexión aparte y muy seria.

El calendario de repartos de comida ofrece una imagen de la ciudad muy alejada del siglo XXI, por mucha crisis que hayamos pasado y aún colee. Las colas para lo que sea de comer deberían hacer reflexionar a los más sesudos de esta ciudad.

Haber tenido unas Fiestas tan criticadas debería de ser la excusa perfecta para replanteárselas enteras

Esos históricos repartos tenían su origen en reponer fuerzas en aquellos que empalmaban la noche con los encierros y almorzaban antes de irse a dormir. Las colas de gente que esperan no dan precisamente la sensación de los que quieren reponer fuerzas, salvo excepciones. Es una imagen que da más sensación de pobreza de la que ya hay en la ciudad.

Ausencia de deporte

Y como cuestión menos importante, está la ausencia absoluta de actividades deportivas durante las Fiestas. La excusa siempre es la misma: las fechas. No deja de ser eso, una excusa. No se hace lo que no se quiere hacer. Haber tenido unas Fiestas tan criticadas debería ser la excusa perfecta para replantearse un modelo de fiestas populares más cercanas a la mitad del siglo XX que al segundo decenio del XXI. Ustedes sabrán.

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones