Banner Horizontal
ACTUALIDAD SUCESOS

“¡Socorro, socorro!” El desgarrador grito de otra mujer que evitó ser violada en Leganés el domingo pasado

Banner Horizontal

Raquel (el nombre es fingido y, desgraciadamente, es lo único fingido de este texto) volvía a su casa en la calle Rioja de Leganés tras asistir a la celebración de una boda. Eran alrededor de las seis menos cuarto de la mañana de la madrugada del domingo 22 de septiembre. En estas fechas, y a esa hora, todavía plena noche. Para el alba todavía faltaba un buen rato. Le pidió al taxista que la dejase a la altura del Colegio Ortega y Gasset. No podía imaginar lo que iba a suceder.

Ella quiso evitar que el coche que la traía tuviese que hacer una maniobra complicada en la calle en la que vive. Se bajó y comenzó el trayecto andado de los escasos 100 metros hasta su casa. No oyó nada, no vio a nadie, no tuvo la sensación de que nadie la siguiese, pero…

Una ‘aparición’ de la nada

De repente, al llegar al portal y abrirlo para entrar en él, un hombre se abalanzó sobre ella. Comenzaba el horror. La tiró al suelo, la agarró, e intentó inmovilizarla. Esos segundos de angustia en los que un psicópata convierte a una mujer en el objeto de su perversión. Todo estaba sucediendo cerca de las seis de la madrugada del pasado domingo en un portal de la calle Rioja en Zarzaquemada (Leganés).

Esta vecina de Leganés sintió horror, intentó defenderse de un canalla que había aparecido en mitad de la noche. De un agresor anónimo que intentó zafarse de la defensa de su cuerpo y de su dignidad que ella hacía. “Fue horroroso”, relata a LEGANEWS. “No sé como apareció”. El canalla intentó forzarla. Quiso abrirle las piernas para violarla.

La mujer, Raquel, peleó con él, se defendió, hasta que de lo más profundo de su alma nació el grito de la desesperación: “¡Socorro, Socorro!”. Según su propio relato, “en ese momento se paró, me miró fijamente y salió corriendo”. Ella asegura a nuestro periódico que “no puedo olvidar esa mirada. Esos ojos claros. Fue ese instante en el que paró pero me clavó la mirada”.

Una historia recordada

Tres días después de lo ocurrido leía en nuestra web la historia del hermano que había salvado a su hermana de ser agredida sexualmente en El Carrascal. Ella se ponía en contacto con LEGANEWS con este mensaje: “Me podríais decir si tenía ojos claros y llevaba sudadera?? Mi intento de agresión ocurrió la madrugada del sábado al domingo en la calle La Rioja de Zarzaquemada🙏🏻🙏🏻“.

A la hora y el día de redactar esta información, desconocemos si el hombre que intentó agredir sexualmente el martes a una chica en el Carrascal es el mismo que intentó violar a Raquel dos días antes en Zarzaquemada. Ella está preocupada. Ha pedido asistencia psicológica.

7 Comentarios

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

  • Si la descripción es de un chico de unos veintitantos años, con buena presencia y perilla es el mismo que lo intentó en Fuenlabrada

  • Yo no me creo la noticia.
    Ojo, no es que no me crea a la mujer, simplemente creo que os habéis inventado la historia para generar alarma social.
    Por qué no dice nada la noticia sobre la policía?
    Por qué la chica denuncia en un medio y no en una comisaría?
    Qué sabemos del agresor más allá de sus ojos claros?
    Sinceramente, huele a fake news

    • Buenas tardes. Gustosamente le hemos remitido al correo electrónico que le identifica los pantallazos de las conversaciones con los protagonistas. No dude de que jamás publicamos una noticia sin contrastarla previamente.

      PD: Hay una palabra preciosa en español para referirse a lo que usted llama fake news: “paparruchada”.

      Espero haber disipado sus dudas y quedamos a la espera de una disculpa. Un saludo.

      • “Tres días después de lo ocurrido leía en nuestra web la historia del hermano que había salvado a su hermana de ser agredida sexualmente en El Carrascal. Ella se ponía en contacto con LEGANEWS con este mensaje”
        Aquí no dice en ninguna parte que haya denunciado previamente, es más una persona normal, no pregunta a un medio de comunicación. Se lo comunica a la policía para que realice las diligencias necesarias. Y como medio de comunicación o personas, la obligación antes de contestar a esa persona es ponerlo en conocimiento de los cuerpos de seguridad para que hagan las diligencias oportunas.

        • ¿Y qué le hace pensar a usted que no lo haya hecho? Fue la primera respuesta.

          La segunda es más evidente: Claro que lo hizo. Después se puso en contacto con nosotros, pero su relato a la Policía forma parte de un atestado.

          Buenos días.

Publicidad

Secciones