ACTUALIDAD DEPORTES FUTBOL LEGA

Al Lega se le escapa la victoria ante el Sevilla (1-1) otra vez en el tramo final

  • Mikel Vesga logró el tanto de los pepineros de un certero y colocado cabezazo

Crónica de JUANMA ÁLAMO Fotos de JESÚS TROYANO

El Lega cierra el 2018 con una relativa equidistancia entre Europa y el descenso en esa zona de la clasificación en la que las cosas tiene mucha importancia porque afectan a mucha gente que anda pareja. Además los de Pellegrino tienen un once de memoria, un sistema que maneja a la perfección y ha sabido vivir otro proceso de adaptación. Y termina en ese puesto después de haberse “merendado” a un Sevilla que buscaba la segunda plaza y salió de Butarque con baño de humildad pese a llevarse un punto en el momento final del partido.

Permítanme una consideración previa en esta locura que se ha convertido el fútbol y sus horarios: debería ser obligatoria jugar todos los partidos, en invierno, a la hora de este (16:15). Olía a fútbol desde un rato antes, olió a fútbol durante todo el compromiso y, hasta después, daba gusto la sensación.

Sobrevolada esa licencia, capítulo partido. La habitual puesta en escena de los dos equipos (1-5-3-2, locales; y 1-3-5-2, visitantes) prometía un duelo táctico de imprevisible resolución. Los carrileros defensivos del Lega son eso; los sevillistas tienen una vocación ofensiva que puede provocar algún desenlace inesperado. Sucedió y, demasiado pronto, para ambos.

Gol tempranero

A los 4 minutos el Sevilla se desajustaba por la zurda. Nyom ponía un balón en medio en el que Vesga firmó un maravilloso testarazo para batir a un desesperado Vaclik. El Lega ganaba ergo el Sevilla perdía. La obviedad del marcador cambiaba planes pronto. Los hispalenses tenían que apretar más arriba. A priori, el Lega encantado.

El sevillista Amadou intentó echarse a la espalda la función de piedra filosofal de los hispalenses, pero la cosa no estaba para mucha magia. Los de Pellegrino con menos balón creaban más peligro. Todo, mientras el canario que pitaba subía los decibelios de los silbidos quejosos de los incondicionales pepineros. En el césped era un ir y venir sin dueño en el que las puertas eran más giratorias que en la peor política.

Control pepinero

El Sevilla no daba con la tecla, aunque lo más correcto sería decir que el Lega le había escondido la máquina de escribir. Los renglones ordenados, de presión y contragolpe, los escribía el Lega mientras al sevillismo se le ponía cara de desesperación. No era para menos. Tres de los cinco de en medio intentaban buscarse el hueco entre la retaguardia pepinera. Tarea compleja. Navas dejaba esencias de lo que es, el Mudo estaba calladito. Pero el fútbol es imprevisible.

Así como sin querer, de esas que se apuntan de casualidad, Cuéllar le despejó una a Gómez que iba a la olla. Era el 32 del primer acto. La trascendencia de la parada en el partido la daría el desarrollo del mismo, pero se antojaba de mucha visto lo visto hasta es el momento. El Lega tenía controladas sus vías de agua y, al menos, con fuerzas no parecía que se pudiesen producir errores. Por eso, al descanso el 1-0 valía oro puro.

Segundo acto

La segunda parte empezó con muchas cosas que explicar. Las protestas de los hispalenses camino de los vestuarios le costaron caras: una amarilla a Mercado y una roja al Mudo que, en esta ocasión, habló más de lo que debía. Además lo pagó Navas al que Machín dejó en el vestuario. Demasiado propuesta de cambio para un equipo que iba a jugar en inferioridad toda la segunda parte.

Y por si le faltaba algo a la tarde se pasó de la primavera a la fría niebla en el inicio de la segunda mitad. Más desapacible no se podía poner la cosa. ¿O sí? El Sevilla seguía a merced del planteamiento, del orden y de la disciplina pepinera. No es poco para un equipo que ya está construido y funciona mecánico. En el 62, la niebla se estaba apoderando del campo pepinero ante la divertida iniciativa de la grada de poner las linternas de los móviles.

 

El tramo final

La niebla se fue espesando, la grada protestando acción tras acción de Hernández Hernández, el Sevilla buscaba algo arriba que no encontraba y el Leganés veía los minutos en el brillo del marcador que eso sí dejaba verlo la distancia entre la niebla. No daba la sensación de que el partido fuese a dar para mucho más con 15 minutos por delante.

A dos del final En Nesyri dejó su firma en el larguero al disparar un balón que salió despedido. Fue la última bala pepinera. El Sevilla aprovechó un error defensivo para dejar un balón en la cabeza de Ben Yeder que supuso el gol del empate. El tanto reveló que el Lega está aún sin terminar de entender aquello de que el partido termina cuando el árbitro pita y que no se puede uno dormir en los instantes finales.

LA LIGA (Jornada 17ª)
CD LEGANÉS, 1; SEVILLA FC, 1
CD LEGANÉS: 1. Cuéllar; 12. Nyom (28. Tarin, 48’) 3. Bustinza, 24. Omerou, 22. Siovas, 5. J. Silva; 23. Vesga, 21. Rubén Pérez, 27. Óscar; 9. Carrillo (10. El Zhar, 78’) y 26. En Nesyri.
SEVILLA FC: 1. Vaclik; 25. Mercado (24. Gnagnon, 64’). 6. Carriço, 3. S. Gómez; 16. J. Navas (21. Promes, 45’), 7. R. Mesa, 5. Amadou, 22. Vázquez, 18. Escudero; 9. Ben Yeder y 12. André Silva (8. Nolito, 75’).
ARBITRO: Hernández Hernández (Colegio Canario). Amonestó a los locales 16. Nyom (16’), 21. Rubén Pérez (59’), 5. J. Silva (69’) y a los visitantes 9. Ben Yeder (44’), Mercado (45’) y expulsó al  Mudo Vázquez en el descanso por protestar, A. Silva (67’).
GOLES: 1-0 (4’). Mikel Vesga remata de cabeza ajustando al palo derecho un centro de Nyom desde la derecha. 1-1 (91’) Ben Yeder de cabeza a centro de Roque Mesa.
INCIDENCIAS: Estadio Municipal de Butarque. 11.321 espectadores.

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones