Banner Horizontal
ACTUALIDAD DEPORTES FUTBOL LEGA

Leganés-Athletic (1-1): Empate insulso para el segundo punto de los pepineros

Banner Horizontal
  • Raúl García adelantó al Athletic tras convertir un penalti de esos que el VAR le pita al Lega

  • Óscar empató para los pepineros tras un brillante lanzamiento de falta directa desde el borde del área

Crónica: Juanma Álamo FOTOS: Bea Fdez. de Agustín

El compromiso que el sorteo deparó en la sexta jornada ante los leones traía premio incluido. Nadie contaba con que en ese momento del campeonato los bilbainos se presentase en Butarque como líderes tras acabar la jornada anterior. Pues así fue. A la complicación habitual del histórico se sumó el apellido clasificatorio. Lo que sí se sabía desde que arrancó el calendario es que la cita sería en miércoles, en mitad del veranillo de  San Miguel. Y es que algún santo no le viene mal a los de Pellegrino.

El argentino, entre lesionados y pensando en que la cita es intersemanal y que el sábado la séptima hoja del calendario deshoja al Granada, le lavó un poco la cara al equipo. Lo justo. Los costados, una pizquita en el medio, el descanso para Braithwaite y con esos bueyes, con perdón, hay que arar. Es lo que hay. El Athletic arrancó con el traje de líder, tomando el mando del partido y del balón. Sorprendentemente, los locales regalaron lo que los leones no habían tomado.

Un Athletic más mandón

Y con esa puesta en escena los minutos empezaron a pasar. La sensación, pero les aseguro que era una sensación, es que los rojiblancos estaban en plan mandón y los pepineros en plan mandados, dejándose ir… Como esa novia que espera que le pidan matrimonio. Otros dirían que estaba agazapado esperando una contra que le acercara a la portería del admirado Iago Herrerín. Pero es que el partido se había plantado en el minuto 30 y, salvo los arreones de Literatura, de eso que tiene el fútbol (tensión, ocasiones, polémica…), de eso, a fuer de ser sinceros, poco tirando a muy poco.

Se hacia muy raro ese ir y venir de un lado a otro. Se anunciaba, no sabría decir si por deseo o por necesidad, que algo tenía que cambiar. Como la cosa no daba para mucho, al que esto escribe le daba por pensar la calidad que tienen los tres centrocampistas del Leganés y la grandísima versatilidad de los tres juntos (Roque, Oscar y Rubén). Empiezo a tener alguna duda de si de otra manera, con otras exigencias, quizás hasta en otro club no estaríamos hablando de uno de los mejores centros del campo de España. Lo que no termino de entender es porque se minora tanto su capacidad.

El miedo a perder

Llegando a los estertores del primer tiempo al que esto escribe le dio por pensar si la falta de cosas que contar no tendría algo que ver con el hecho de que al Lega le está empezando a pesar como una losa del Valle de los Caídos lo de andar por la zona baja de la clasificación. Y además está empezando a parecer que piensa que la manera de ganar los partidos es empezando por no perderlos. Y además que para que eso pase tienes que encajar menos goles que su rival.

Entre el poco que contar derivado del poco fútbol se termino con muy poco la primera parte. Con un disparo cruzado de Marc Navarro que desvió a córner Yuri. De ahí hasta el camino del descanso, un disparo de En-Nesyry y un paradón de Herrerín.

La segunda parte

El arranque del segundo acto dio síntomas de que el final del primero no había sido un espejismo. El Leganés se dispuso igual, con la misma intensidad, la misma prisa y la misma tela de araña en la que el Athletic se perdía en la segunda línea. A eso le sumó un primer remate de cabeza de Carrillo en el que Herrerín hizo lo que pudo para evitar lo que pudo ser el primer gol del partido. Cinco minutos después fue Marc Navarro el que se dejó el convencimiento en el vestuario.

Esos penaltis al Lega

El precioso atardecer de Butarque estaba provocando que al Athletic se le hiciera de noche y que el Lega, cual vampiro, despertara al amparo de la luna. Le costaba un mundo a los rojiblancos el viaje de su portería a la de Soriano ante la evidente preocupación de su entrenador. Y  mira tú por donde, González González pita un penalti de esos que le pitan en contra al Leganés y en la vida se lo pitarán a favor. Bustinza toca a Larra. Lo revisa el VAR. Confirma el árbitro. Lo tira Raúl García. Y en el minuto 58 el Athletic se adelantó. Frotándome los ojos estoy. 0-1. Injusto. A alguno ya no le llega, a esa hora, la camisa al cuello.

Otra vez el Lega por detrás en el marcador en Butarque – las tres veces anteriores perdió el partido -. Pero en este caso, tres minutos después, Óscar cambió el curso de la historia. Una falta en el borde del área bilbaína la acaricia el mediocampista pepinero para dejársela en la jaula de Herrerín. Un gran gol. Los que vieron las repeticiones aseguran que el portero del Athletic podía haber hecho más de haberla visto. Claro, pero es que no la vio. Ese es el mérito del lanzador. ¡Cuanto listo hay en las repeticiones!

Otro partido

Con algo menos de 30 minutos comenzaba otra vez el partido pero con el matiz de ser otro partido diferente. Y luego llegó otra vez el VAR en el área del LEGA. Una mano de Awaziem que salta de espaldas y golpea con el brazo derecho. La revisión fue con el pulgar hacia arriba para el Lega. Respiró la grada y el banquillo que inmediatamente metió en el campo a Braithwaite y a José Arnáiz. Pólvora interesante para 20 minutos porque además llevó añadido un cambio táctico: el Lega volvía a los cuatro en defensa.

En Valencia, los de Pellegrino apostaron por sumar el punto y no perderlo. En Butarque sobrevolaba la duda de qué era lo mejor o lo bueno. Otra vez ante el dilema de que lo bueno suele ser enemigo de lo mejor. Y el paso de los minutos empezó a dar otra vez la sensación que entre ganar tres puntos y perder el único que tienes, el Lega se empeñaba más en sumar uno. Seis partidos, dos puntos. No es mucho pero, evidentemente, uno es menos y cero es menos que uno. Alguien debe tener esa cuenta en la cabeza. Pero esa cuenta vale para existir con respiración asistida. Granada espera y, como la película del inolvidable Manolo Escobar, la tierra en la que todo es posible.

LA LIGA (Jornada 6º)
CD LEGANÉS, 1; ATHLETIC CLUB, 1
CD LEGANÉS: 13. Juan Soriano; 2. Marc Navarro (10. José Arnáiz, 71′), 4. Omerou, 12. Awaziem, 3. Bustinza, 24. Rodrigues;  6. Roque Mesa (8. Recio, 84′), 21. Rubén Pérez, 27. Oscar Rodríguez; 26. En Nesyri y 18. Carrillo (7. Braithwaite, 71′).
ATHLETIC CLUB: 13. Herrerín; 21. Capa, 3. Nuñez, 17. Yuri, 4. Iñigo Martínez; 14. Dani García, 7. Beñat;  12. Larra (19. Ibai, 78′), 22. Raúl García, 11. Córdoba (10. Muniaim, 45′); y 9. Williams (23. Kodro, 89′).
ÁRBITRO: González González (Colegio Castellano-Leonés). Amonestó al visitante Dani García (74′).
INCIDENCIAS: Estadio Muncipal de Butarque. Tarde agradable. 11.036 espectadores.
GOLES: 0-1 (58′) Raúl García, de penalti. (61′) Oscar Rodríguez de libre directo desde el borde del área.

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones