ACTUALIDAD AYUNTAMIENTO POLITICA

La política en Leganés se mete en el fango: acusaciones de tráfico de drogas, gritos de patio, discusiones de la mujer de un concejal de gobierno con una vecina

La política de Leganés ha entrado en el fango a un año del final del mandato. Los representantes políticos de nuestra cuidad han subido un punto más en la evidencia de sus diferencias. En las últimas semanas se ha podido ver discusiones, más allá de lo político, en el Pleno. A ello se ha sumado descalificaciones en las Redes Sociales, con acusaciones de condenas por tráfico de drogas.

Además, la cosa ha llegado hasta una discusión entre la esposa de un concejal de gobierno y una artista local, para más señas, la madre de la pregonera de las Fiestas de Butarque del año pasado.

Discusiones de patio

Desglosando cada una de las cosas apuntadas, en el pasado Pleno ordinario del mes de junio pudieron comprobarse diferentes discusiones. Algunas son parte de lo político, y en ese escenario quedan, pero otras saltan las normas más elementales del decoro parlamentario entre representantes políticos.

Por ejemplo, puedo verse a la primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Leganés (Angelines Micó (PSOE)) reprochándole a gritos a una concejal de ULEG que pedía explicaciones al alcalde sobre el cierre de un turno. Poco antes acusaciones mutuas entre el portavoz independiente y el concejal de Festejos a raíz de una imputación y de una causa judicial que quedó en nada.

Movida de Leganemos y su ex

Poco después, a los que empezaron siendo un grupo de concejales (Leganemos) discutiendo, con los que fueron sus compañeros ahora no adscritos, de dos en dos por unas palabras, por una denuncia falsa, por una denuncia que no existió pero que sí existe. Todo eso sucedió, resumido, en poco más de una hora en el Salón de Plenos.

ULEG-Leganemos

Más allá de alguna diferencia personal, expresada no de muy buenas formas en la puerta de la Casa Consistorial, el viernes iba a deparar un sorprendente cruce de acusaciones en Twitter entre el portavoz de Leganemos, Fran Muñoz, y el portavoz adjunto de ULEG, Ricardo López.

El primero acusaba, de forma velada, a concejales de “contribuir al expolio de las arcas municipales”. Añadía en sus tuits que “el Ayuntamiento regalaba 3.000 euros por eventos fantasmas (desde Leganews damos fe que fantasma no fueron porque aún nos deben la promoción de dicho evento), callan con las gasolineras y amedrantan a la gente”. Acaba el tuit señalando: “Huye de los independientes, que de los fachas nos cuidamos nosotros”.

Siete minutos después del primer tuit, respondía el portavoz adjunto de ULEG, Ricardo López. En un tuit mostraba su preocupación porque “haya concejales del Ayuntamiento de Leganés que hayan sido condenados por tráfico de drogas”.

Frase dirigida contra 26 concejales de la corporación que, hasta el momento, no ha tenido respuesta pública por ninguno de ellos en Redes Sociales. Añadía López en su denuncia que “sus patrimonios personales puedan haber crecido por ser muy amigos de lo ajeno y gracias al ‘azar'”.

López no nombró a nadie. El tuit se produjo, como indicábamos, siete minutos después del de Fran Muñoz. ¿Era una respuesta? La respuesta la tiene el propio portavoz de ULEG.

La esposa del concejal de Festejos

Aunque lo más surrealista de lo vivido en los últimos días fue la ‘conversación’ mantenida en las Redes Sociales entre la esposa del concejal de Festejos y una vecina de la ciudad. Esta última, conocida artista y madre de la pregonera del año pasado, reprochó en un artículo de opinión (leer artículo) la actitud de Luis Martín de la Sierra (PSOE) relativa a un documental que le iban a encargar a esta persona muy vinculada al séptimo arte.

La respuesta de la mujer del concejal se dirigió para empezar a la supuesta higiene de la persona que había escrito el texto: “Hay (sic) si nos lavaramos (sic) más ( señora ) y mintiesemos (sic) menos . En sus reuniones había más testigos y no dicen lo que usted . Personas por cierto cualificadas . A usted se la (sic) conoce por mentir.”

A partir de ese momento se desencadenó una discusión entre las dos mujeres en la que el tono y, por momentos, las palabras utilizadas no fueron, precisamente, de lo más correcto. La esposa del concejal llegó a decirle que “asustaba a la cámara”. Rosa Blas, por su parte, tampoco con un tono precisamente moderado le reprochó a la esposa del concejal hacer de “supernani” y la invitó a “leer toda la prensa, coinciden todos”.

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones