ACTUALIDAD REPOR SOCIEDAD

Fernando Delgado Gómez, el último hortelano de Leganés

Tierra de huertas fue un día Leganés y este vecino de la ciudad se empeñó hace unos años en recuperar la tradición y el inmejorable sabor de los frutos.

TEXTO: PAZ PANIAGUA / FOTOS: JUANMA ÁLAMO

Un día, según cuenta el hijo predilecto de la ciudad Salustiano Toribio, Leganés fue la huerta de Madrid. El propio Salus trabajó en las huertas de Antonio ‘Cascarilla’. La casualidad o el capricho del destino ha querido que Fernando Delgado (56), vecino de Leganés, haya recuperado la tradición, le esté devolviendo a la ciudad el sabor de las hortalizas criadas en sus tierras y lo haga en una finca con una huerta en desuso, precisamente de Antonio ‘Cascarilla’ (hijo).

Sus padres, de procedencia salmantina, llegaron a Leganés y ‘rompieron moldes’ al abrir un taller de confección en el que muchas mujeres encontraron acomodo hace casi 60 años. Hace seis años comenzó esta aventura alguien que era muy conocido en el barrio de las Vírgenes por el negocio familiar, en el que entró “cuando terminé la EGB con 13 años”. La pasión por el campo le viene de lejos. “De siempre me ha gustado. Trabajando en el comercio tenía un terreno aquí y lo cultivaba. Luego surgió la idea de tener unos huertos ecológicos y me lancé”.

Se encontró con una traba administrativa porque no sabían como catalogarlo. “Tuve mucho tiempo la tierra preparada porque no podía hacer nada con el terreno”.

Tierra de huertas

Fernando conoce perfectamente la ciudad en la que lleva viviendo toda su vida. Y recuerda cuando todavía era un pueblo. De su boca sale la misma frase que en su día dijo Salustiano “Hacía falta suelo para los pisos y le fueron quitando terreno a las huertas”.

Aquel Leganés hortelano dio paso a la gran ciudad que es hoy. Pese a ello, a cinco minutos en coche del centro, este vecino ‘pepinero’ recorre sus huertas y sus huertos desde las que se ve la ciudad y casi se respira el olor a edificio, pero el campo sigue oliendo a campo.

“Es una actividad muy sacrificada porque dependes mucho del tiempo; te tienes que levantar temprano, pero reconforta mucho”

Él es un defensor a ultranza de la actividad que lleva a cabo por dura que parezca y es. “Es muy sacrificado. Te tienes que levantar temprano, trabajas con la luz solar y estás, prácticamente, todo el día con ello. Dependes del tiempo..”. Pero sonríe feliz al contarlo.

Y es que su planificación le lleva a tener la tierra preparada para plantar los productos de verano y de los de invierno. Te da un máster en dos minutos: “En julio recogemos las patatas que plantamos en marzo, empezamos a plantar las tardías. En agosto plantaremos coles, repollo, coliflor, brócoli, lombarda para recoger en el otoño”. El verano se ve en todos los sitios. Por extraño que resulte Fernando escribe una historia que no debería perderse: es el último hortelano de Leganés.

De la huerta a la mesa

Los productos de la huerta de Fernando Delgado los comerán muchos de los lectores de LEGANEWS en diferentes establecimientos de hostelería de nuestra ciudad a los que suelen acudir, especialmente en varios de ellos del centro.

Pero no es la única manera de poder degustarlos, porque todos los días, recién recogidos, van de la huerta a la tienda. “Sin pasar por ningún tipo de cámara, son todo productos de huertos ecológicos”, asegura Fernando. Él los vende en la tienda que tiene en la Avenida de la Universidad (‘Mi Vergel’). Allí todos los días están los productos que son recogidos en la huerta.

La leyenda del cardo

La leyenda asegura que Leganés siempre fue tierra de pepinos, que lo fue y lo sigue siendo, pero la hortaliza más cotizada y con un sabor diferencial a la cultivada en otros lugares es el cardo. En la imagen viendo la semilla de la planta.

La abeja

Tener la posibilidad de ver a una abeja en plena polinización no es algo al alcance de cualquiera. Pues ese maravilloso fenómeno natural es algo que pudimos contemplar durante la elaboración de este reportaje en la huerta de Fernando Delgado.

De todo y para todos

Además de la huerta que trabaja a diario, Fernando Delgado alquila huertos de diferente tamaño para aquellos que quieren tener un pequeño trocito de terreno en el que poder trabajar y cultivar cualquier tipo de producto. Un paseo por esos huertos permite ver crecer todo lo que hay en las fotos (pepino, tomate, pimiento, calabacín, judías verdes, fresas) y otro sinfín de hortalizas, e incluso frutas, a gusto y capricho de los diferentes arrendatarios de los huertos.

El equipo

Fernando Delgado tienen contratadas a siete personas para llevar a cabo la actividad que desempeña. Ese número de empleados se corresponde con los que tiene en el campo y los que trabajan en la tienda.

1 Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones