ACTUALIDAD DEPORTES FUTBOL LEGA

El Lega cae 1-3 ante el Real Madrid en una cita que solo quedará en la estadística

  • Los blanquiazules se adelanteron en el minuto cinco con un valeroso gol de Bustinza

  • El Real Madrid tardó 23 minutos en darle la vuelta al marcador con sendos goles de Lucas Vázquez y Casemiro

  • Sergio Ramos hizo el 1-3 de penalti sobre el tiempo reglamentado

CRÓNICA: @juanma_alamo FOTOS: @jesustroyano110

‘No hay más cera que la que arde’. En tiempo de Cuaresma, en el que ya estamos, el Leganés está viviendo su particular pasión. Tras un invierno caliente, todo ha vuelto a la normalidad. El sufrimiento, los problemas, las dificultades. Cuanto antes acabe el descenso de la cima que no hoyó, mucho mejor. El Real le ganó 1-3 con lo justo, muy justo.

C.D. Leganés 1-3 Real Madrid 21/02/2018

El primer balón que voló con relativo peligro por un área fue del Real y fue en la de Cuéllar. Desde fuera, desde lejos y sin demasiada complicación. Los blancos (de negro) estaban creando un problema a los locales. Los blanquiazules creaban un problema a los visitantes: quiso tener el balón, llegar hasta el córner. Y allí se vivió el esperpento defensivo blanco.

Córner por el lado izquierdo del ataque. Bota Eraso. Remata Bustinza. Buena parada de Casilla. Bustinza se juega la cara a ras de suelo y con un remate de cabeza nada ortodoxo manda el balón para dentro de la portería de Casilla (1-0). En el cinco ganaba el Leganés en Butarque. Escribo de memoria, pero creo que era la primera vez en un partido liguero en el que los de Garitano se ponían por delante de los blancos. Mala cosa… O no.

El empate y el foco en Asensio

Cinco minutos tardó el Real Madrid en empatar el partido. No les voy a engañar, daba la sensación -por el día, la hora, y más cosas- de un partido de pretemporada. Siovas no despejó con la contundencia que se le supone y el balón que cayó en Lucas Vázquez se convirtió en letal. A los diez, los espectadores de Butarque veían en el marcador un 1-1.  NO habían visto nada más, y nada menos, que dos goles.

Y el admirado jovenzuelo madridista Asensio decidió ponerse el foco. Seis después del gol,  se decidió campar a sus anchas desde el lado derecho (izquierdo de la defensa) hacia el centro. Se plantó en el sitio en el que suele colocarla donde le da la gana, pero le pegó lo suficientemente mal como para que una estirada de Cuéllar le valiese al meta pepinero. Y en el 18 se coló de nuevo. Mala tarde iban a pasar Diego Rico y Siovas.

La falta de intensidad

Garitano se dio cuenta rápido y se le oían los gritos desde La Cantera. La intensidad era lo que le faltaba al Lega y su entrenador es el primero que las caza al vuelo. El Real estaba campando demasiado a sus anchas. El partido se jugó a su ritmo y, de repente, apareció ese equipo que te destroza el corazón – si eres su adversario -. Toque, toque, toque… balón profundo y Casemiro coloca el 1-2 antes de la media hora. ¿Recuerdan aquello de que los alpinista mueren bajando?

Ni Eraso, ni Gabriel, ni El Zhar, ni Beauvue, ni Gumbau, ni Omar Ramos. El Lega se pasó la primera parte cazando sombras. Lo de arriba parecía figuración de una mala película. Solo en otro balón desde la misma esquina removió un poco de sus asientos a los incondicionales. Faltaban cinco para el refrigerio.

Cambios necesarios y lógicos

El Lega necesitaba una brújula que no tenía y darle solución al problema del centro de la defensa. Mantovani y Rubén Pérez refrescaban un equipo que abandonaban Siovas y Gumbau, respectivamente. Garitano intentaba poner algo que el equipo no había tenido durante el primer tiempo. Ni el Real fue el de la Copa, ni el Lega tampoco. Pero había subido la presión pepinera. Los blancos sufrían un poquito, un poco, más.

Garitano había cortocircuitado a Zidane. Los de negro habían perdido la calma que da el control. Las revoluciones habían subido y, con ello, las opciones pepineras. El problema es que el Lega juega con un delantero centro (Beauvue) que no lo es, pese a que el 63′ la tuvo tras un centro de El Zhar que mandó a corner Casilla. Allí acabó el peligro.

Sin más esfuerzos que los necesarios

Los del Bernabéu estaban en el campo sin hacer ya un esfuerzo de más con 20 para el final. Lo debían ver lo suficientemente claro como para no poner más en el empeño. A Garitano solo le quedaba un recurso en la manga: meter a Omar Ramos en el campo.  Había cambiado algo la cara y, a diez del final, Rubén Pérez leyó el primer mandamiento del fútbol: para hacer gol hay que tirar a puerta.

Y con muy poco más el partido llegó a su momento de resolución: el pitido final. El Lega había dado una mejor cara en la segunda parte, pero si tienes dos ocasiones de gol, metes una y la otra no; si enfrente está el Real Madrid que te gana con lo justo… La conclusión es que no hay más cera que la que arde.

LALIGA. JORNADA 16ª
CD LEGANÉS, 1; REAL MADRID, 3
CD LEGANÉS: 1. Cuéllar; 2. Tito, 3. Bustinza, 22. Siovas (5. Mantovani, 45′), 15. Diego Rico; 6. Gumbau (21. Rubén Pérez, 45′), 8. Gabriel; 10.El Zhar, 17. Eraso, 23. Omar Ramos (7. Amrabat, 72′); y 12. Beauvue.
REAL MADRID: 13. Kiko Casilla; 2. Carvajal, 4. Ramos, 5. Varane, 15. Theo; 14. Casemiro, 23. Kovacevic (24. Ceballos); 17. Lucas V., 22.Isco (18. Marcos Llorente, 86′), 20. Asensio; y 9. Benzema (11. Bale, 76′).
GOLES: 1-0 (5′) Bustinza se tira a rematar de cabeza al suelo, tras un saque de corner de Eraso que remata el defensa en primera instancia. 1-1. (10′) Lucas Vázquez de tiro cruzado desde la derecha.  1-2 (28′). Gran jugada del Real Madrid al primer toque que cierra Casemiro tras toques de Benzema y Lucas Vázquez. 1-3 (90′) Sergio Ramos de penalti.
ÁRBITRO: González González (Castellano-leonés). Amonestó a los locales 15. Diego Rico (50′), 1. Cuéllar (84′), 21. Rubén Pérez (85′) y a los visitantes 4. Ramos (56′).
INCIDENCIAS: Partido aplazado de la Jornada 16ª tras disputar el Real Madrid el Mundial de clubes. Lleno. 11.423 espectadores.

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones