Banner Horizontal
ACTUALIDAD DEPORTES LEGA

Leganés-Celta (3-2): El vicecolista ve luz tras una victoria con tres golazos

  • Óscar logró dos tantos de gran belleza: el primero de falta directa; el segundo, desde fuera del área

  • El Lega se fue al descanso con un 2-0 tranquilizador que luego fue ampliado por Kevin Rodrigues

  • Los blanquiazules abandonan el último puesto de la clasificación aunque están empatados a puntos (9)

  • El Celta apretó en el último tramo de partido y tuvo ocasiones para poder igualar el compromiso

FOTOS: BEA FDEZ. DE AGUSTÍN

16 jornadas después el fútbol decidió reconocerle con adornos al Lega el trabajo que ha venido realizando durante semanas. No es que haya cambiado mucho, es que con los mismos mimbres, con un sistema muy parecido y con cosas similares a las vistas en las últimas semanas, el balón decidió entrar… ¡Y de qué manera! Ni el mejor guion, ni todos los rezos a la Inmaculada Concepción… El caso es que en una tarde inolvidable, con un repertorio de golazos desde fuera del área… El Lega deja de ser colista y ahora es vicecolista. Suena y se piensa distinto.

La cosa empezó triste. Y no me refiero a lo que pasaba sobre el césped, me refiero a una grada desangeladísima (4.000 se quedaron en casa). Con más huecos que nunca en la presente temporada. Un partido vital, en mitad de un puente de cuatro días, con una tarde con condiciones atmosféricas desagradables. Vamos de esas tardes que desde luego apetecen muchas cosas, pero pocas en una granda por muy Municipal que sea.

El Lega de Aguirre arrancó con ese dibujo que se han empeñado en interiorizar y que tan pocos resultado ha dado (1-5-4-1). Insistiendo además en condenar al danés Braithwaite a jugar como interior zurdo. Un tipo que fue fichado como delantero y del que se esperaba una larga lista de goles. Cosas que uno no termina de entender por semanas que pasan, pero quien tiene que dar explicación es el cuerpo técnico. Él que escribe está para contar lo que ve.

Entrar rápido

El Lega decidió entrar en el partido con mayor celeridad que los vigueses. Los visitantes estaban todavía viéndolas venir cuando el citado Braithwaite daba el primer zapatazo a los 10 minutos. El balón se marchaba a córner. A la salida del mismo, una carambola entre Awazien y Aidoo acabó en un poste. Dos ¡Uys! en menos de minuto y medio habían calentado a grada. La cosa parecía pintar mejor. Lo hizo.

Y el premio llegó poco después. Hay veces que los futbolistas deciden exhibir toda esa calidad que parecen atesorar y dan justo en la campana. Eso fue lo que hizo Óscar. El mediocampista agarró una falta en el borde del área. Dibujo esa parábola perfecta que se enseña a los críos y Rubén Blanco, el portero vigués, solo pudo ver el dibujo. Habían pasado 15 minutos. La grada cantaba feliz y el Lega saboreaba momentáneamente el triunfo.

No era colista

En estas a uno le dio por mirar la clasificación en ese momento del partido. De pronto descubrir que el Lega no era colista. Es decir con dos victorias (en ese momento era provisional) en 16 partidos había un equipo peor (el Espanyol). Y de pronto uno piensa “¿y porqué no?” (Aquello del ‘sí se puede’ lo dejo para otros). Total que con un ataque de optimismo clasificatorio se iban consumiendo los minutos sin mucho que contar, como bien pueden comprobar leyendo esta crónica.

El Lega puso otra, el Celta la devolvió pero los de Aguirre con el tanteo a favor se han convertido en especialistas en conjugar el verbo defender, por cierto haciendo un escasísimo número de faltas. De repente Recio se rompió. ‘El Vasco’ mandó entrar con urgencia al campo a Roque Mesa, tocaba rezar para que no pasara nada con un calentamiento inexistente.

Otro golazo de Óscar

Pero es que hay tardes que cuando uno está de dulce no puede hacer otra cosa que disfrutarlo. No sé explica de otra manera la pesadilla que va a tener el portero vigués con Óscar. El segundo gol es, como el primero, de vérselo repetido unas pocas de veces. Acercándose al área agarra un disparo, tras una triangulación, cerca de los 30 metros. GO-LA-ZO. El Celta se iba KO al descanso. El Lega se iba soñando.

Aguirre tenía el partido ganado con 45 minutos por delante. Los riesgos a la desesperada que tenía que tomar Óscar García era otra puerta abierta a ampliar la diferencia. El Celta, al menos, arriesgó sacrificando. Dejó tres atrás, cuatro en medio y tres arriba. Se trataba de echar lo más atrás posible a los nueve del Lega. No iba a ser fácil, porque otra cosa no sabrá hacer este Leganés pero defenderse lo hace como los ángeles.

Y es que el riesgo le salió caro. El partido esta más que cerrado en el descanso, pero por si le faltaba algo a los nueve minutos de la segunda parte Kevin Rodrigues, otra vez desde fuera del área, hacia el tercero. La jugada, a fuer de ser sincero, lo merecía. En la misma acción lo había intentado Braithwaite, lo había seguido intentando En-Nesyri y a la tercera, quizás la más complicada, balón raso, escorado y ajustado al palo de Rubén. Ver para creer. 3-0 en Butarque con más de media hora por jugarse.

El picante final

El riesgo que corría el Celta, que había metido al Leganés en poco más de 35 metros, encontró una pizca de ilusión, un poquito de picante, con un gol que fue más producto del desatino local que del atino visitante. No se puede defender tan mal una falta. Con un centro de cabeza en el área… Cosas así son las que el Lega sigue sin corregir. Al Celta le dio un poquito de vida y de orgullo. Al Lega no le provocó la más mínima reacción.  Y eso no era preocupante salvo que el Celta hiciese el segundo. Y lo hizo.

Cuando parecía querer dar un paso al frente para mantener un hilo de esperanza, el árbitro decidió dejarle en inferioridad. La ventaja de ver la jugada es que uno duda hasta de si era amarilla pero… Doctores tiene el VAR. A otros nos vale con entender esto. Pero…

A diez minutos del final, Iago Aspas decidió inventarse una jugada absolutamente personal, con su firma y sello. Gambeteando, regateando… Llámelo como usted quiera de derecha al centro. Jugada preciosa y ejecución con precisión de cirujano. El 3-2 le dio una bombona de oxígeno al equipo de Óscar y le puso plomo en las piernas al Leganés. Los minutos siguientes fueron una sucesión de ocasiones viguesas… Hasta que llegó el pitido final.

La broma le salió cara al Celta. Derrota dolorosa, por el marcador y la imagen, y el Lega a cuatro puntos. La otra cara de la moneda no puede ser mejor: deja de ser colista y ve luz, hoy sí.

LALIGA (Jornada 16ª)
CD LEGANÉS, 3; REAL CELTA, 2
CD LEGANÉS: 1. Cuéllar; 3. Bustinza, 12. Awazien, 15. Rodri Tarín, 5. J. Silva, 24. Rodrigues; 21. Rubén Pérez,  8. Recio (6. Roque Mesa, 37′), 27. Óscar (17. Eraso, 86′) ; 7. Braithwaite (18. Guido, 74′) y 26. En-Nesyri.
REAL CELTA: 13. Rubén; 2. Hugo Mallo (19. G. Fernández), 18. Aidoo, 4. Araujo, 15. L. Olaza; 5. Okay, 24. Pape Cheikh, 12. Rafinha (23. Brais Méndez 64′), 6. Denis Suárez (11. Sisto, 37′); 22. Santi Mina y 10. Iago Aspas.
ÁRBITRO: Sánchez Martínez (Colegio Murciano). Amonestó a los locales Recio (5′), Rubén Pérez (42′), Rodri Tarín (48′) y a los visitantes Okay (30′), G. Fernández  (48′). Expulsó con roja directa al vigués G. Fernández (70′).
GOLES: 1-0 (14′) Óscar, de falta directa. 2-0 (38′) Óscar agarra desde casi 30 metros un gran disparo. 3-0 (54′) Kevin Rodrigues desde fuera del área. 3-1 (63′) Araujo tras un saque de falta lejano y un centro de cabeza de un compañero. 3-2 (80′) Iago Aspas tras una jugada personal.
INCIDENCIAS: Estadio MUNICIPAL Butarque. 7.115 espectadores.

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones