Banner Horizontal
Momento del gol que abrió el marcador en el partido Leganés-Eibar
ACTUALIDAD DEPORTES FUTBOL LEGA

Leganés-Eibar (1-2): El Lega no enseña de forma continua el más mínimo síntoma de recuperación

Banner Horizontal
  • Luis Cembranos cerró su periplo como interino y ahora los que cobran  y pagan tendrán que decidir otra vez

  • Partido en el que encontrar algo que destacar resultó bastante más complicado que lograr la victoria

  • Casi 2.000 aficionados pepineros decidieron no acudir a un compromiso tan importante

Fotos: Beatriz Fdez. de Agustín

El Leganés sigue empeñado en complicarse la vida cada fin de semana un poco más. El colista de la Liga, con una victoria en doce encuentros, haría bien en apelar a algo más que la ilusión, el empuje de la afición (por cierto casi 2.000 decidieron no acudir a este partido). Para ganar un partido hay que ponerle algo. Sé que los Leganés-Eibar no dan mucho más de sí, pero es que hacia mucho que no se jugaba uno con un Leganés jugándose la vida (deportiva, que esto es solo fútbol).

Uno estaba todavía dándole vueltas a cómo es posible que un equipo que hizo el partido que hizo ante el Betis le hiciera cinco goles al Leganés hace unos días, cuando levantó la cabeza para ver cómo los tres delanteros que había alineado Luis Cembranos en el once inicial pepinero tocaban de diferente manera, en diferentes rebotes, para que finalmente En Nesyri le diera la mejor pastilla que se puede dar en partido: el gol.

Revolución táctica

El técnico, hasta este partido interino, había dado `pasaporte revolucionario’ al once inicial de los locales. Los tres delanteros centros blanquiazules salieron de inicio. Cembranos arriesgó por poner a los tres juntos sabiendo que perdía fuelle en el medio y dándole a la triple R (Recio, Roque y Rivera) el peso de un partido que pasaría por su resistencia física y por su capacidad de aguantar sobre sus lomos el desarrollo del encuentro.

Desconozco si lo que se vio en los primeros minutos era el plan previsto o no. Pero lo cierto es que el Lega, además de esa victoria parcial a los seis minutos, daba síntomas de estar más intenso. Peleaba más de lo que se le había visto otros partidos. Sin embargo, hay algo que no puede olvidarse nunca para los modestos: si te duermes lo pagas. Dormirse es no saber que hay algo que el Eibar repite hasta la saciedad: centrar desde los lados y rematar de cabeza.

Pues si te lo hacen es que o no lo has visto o no lo has ensayado o las dos cosas. Y así el Eibar igualó la contienda poco después del cuarto de hora. El gol tiene muchos defectos, más allá de no ensayarlo. El principal y el más grave es que un tipo te remate solo en el área pequeña sin la más mínima oposición por parte de Siovas, que estaba detrás de él. Y el partido volvió al inicio.

El clásico Leganés-Eibar

Y en el inicio apareció de pronto el clásico Leganés-Eibar. Se atrancó todo. El Lega perdió la chispa y el centro del campo. De pronto empezaron las dudas al respecto del sistema. El Eibar empezó a tirar de superioridad en el medio y espesó el partido hasta donde sabe hacerlo. Cembranos no tenía alternativas. La apuesta, en el primer tiempo, se había quedado en un gol a trompicones y un centro de En Nesyri desde la derecha, que está para meterlas.  Y la cosa llegó al descanso.

La vuelta del descanso no trajo ningún cambio, al menos de jugadores. La sensación de inicio es que Rivera se convertía en un pivote al estilo de los cincos argentinos. Buscando el sitio casi en la misma línea que la defensa. Eso implicaba que al triple R era doble. Y eso implicaba que Braithwaite tenía que hacer más de mediocampista que de delantero. Y eso implicaba que para eso hay jugadores con más condiciones en el plantel que un tipo que fue fichado para hacer goles. Vamos que Cembranos, a estas alturas de la película, debía estar pensando en soluciones alternativas.

Los cambios

Torpedeando en las cabezas el tic-tac del reloj del partido cayó la hora de partido. La primera solución fue más talento. Oscar Rodríguez se incorporó, de entrada, a la misma posición en la que estaba su sustituido: delantero centro. Más de  uno se frotaba los ojos sin entender demasiado si es que el que tomaba las decisiones no daba para más o era solo para despistar. Si alguien me tiene que perdonar que lo haga, pero en ese tramo de partido, él que esto escribe no tiene demasiado claro cómo iba a levantar la cosa el Lega. (Lo del compromiso lo dejo para otro día).

Desperté de la maraña futbolística con un centro-chut de Rosales desde la derecha que a alguno del Eibar le habrá costado una bronca seria de Mendilibar. No suelen permitir ese tipo de ocasiones los armeros porque les suele costar caro. Pero el rival está en un estado de desgracia que cabalga jornada tras jornada.  Se echaba de menos algo de presión, de tensión, de ganas, de morder, de apretar… De esas cosas que se ponen en el fútbol cuando uno es colista y quiere salir de ese puesto.

Lo único que sí parecía es que el Lega quería ensanchar todo lo posible el césped para crearle algún problema al Eibar en el caso de que perdieran la posición. Y.. ¡Zas! Sin esperarlo nadie, cambio de perfil. Roque Mesa abandonó el campo y entró por el Javi Eraso, más y mejor acostumbrado a estas batallas. Mendilibar no sorprendía. Cambiaba cromos pero no cambiaba nada más. No lo necesitaba. El equipo armero seguía a lo suyo y nada más que a lo suyo.

El momento final

No tenía pinta de pasar gran cosa en el momento decisivo, pero precisamente por ser decisivo podía pasar cualquier cosa. No había el más mínimo síntoma de que pudiese pasar casi nada. Siento recordar que el Lega cada partido que no gana, incrementa la necesidad de sumar puntos en lo que falta. Contar algo destacado es casi inventárselo y, afortunadamente, escribir en una web tiene la ventaja de que no hay que llenar un hueco. Solo contar lo que realmente pase. Y no pasaba nada.

Y en mitad de semejante encuentro insoportable, el Lega se duerme en un ataque que se convierte en una contra del Eibar. Les invito a que vean como alguno del Lega veía la contra sin poder apretar más. Quedaban cuatro minutos para que se acabase el compromiso y Kike García marca un golazo y deja el dolorosísimo 1-2. Un resultado de esos que trae añadido el pico con el que se cava la fosa. Otra vez los que pagan y los que cobran tendrán que tomar decisiones.

Lo siguiente que espera al Lega es un viaje a San Sebastián, abrir Butarque para recibir al Barça, viaje al Pizjuán y el Celta visitará Butarque. Pues vaya usted, querido lector, pensando lo que quiera. A mí ya no me da para más. Al Lega debe ser que tampoco.

 

2.000 asientos vacíos son muchos

PD: El puente de los Santos debe ser el responsable de que casi 2.000 leales no asistieran a esta gran final. Si el partido del Bernabéu alguno dice que no era de la Liga del Lega, el de Eibar sin duda sí. Y no lo critico que hace mucho entendí que el fútbol es un negocio y los aficionados, por mucho que se empeñen, solo clientes de los gestores de las SAD.

 

LaLiga (Jornada 12ª)
CD LEGANÉS, 1; SD EIBAR, 2
CD LEGANÉS: 1. Cuéllar; 16. Rosales, 3. Bustinza, 22. Siovas, 5. J. Silva; 8. Recio(10. Arnáiz, 88′), 6. Roque Mesa (17. Eraso, 70′), 14. Rivera; 7, Braitwaite, 18. Guido Carrillo (27. Óscar Rodríguez, 60′) y 26. En Nesyri.
SD EIBAR: 1. Dimitrovic; 16. De Blais, 12. Oliveira, 23. Arbilla, 15. Cote,; 14. Orellana, 5. Escalante, 8. Pape Diop, 22. Inui (21. Pedro León, 85′); 17. Kike García 19. Charles (9. Sergio Enrich, 72′).
ÁRBITRO: González Fuertes (Colegio Asturiano). Amonestó a los locales J. Silva (13′), Braithwaite (64′), Recio (72′), Rivera (90′), Arnaiz (91′) y a los visitantes Kike García (4′), Charles (13′)
INCIDENCIAS: Municipal de Butarque. 9.649 espectadores.
GOLES: 1-0 (6′). En Nesyri, a trompicones, tras una jugada de rebotes encadenados a remate de Carrillo. 1-1 (16′) Charles remata de cabeza tras un centro de Cote. 1-2 (83′) Kike García resuelve un mano a mano en una contra.

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones