Banner Horizontal
ACTUALIDAD FUTBOL LEGA

Leganés-Levante (1-2): Con ocho basta… Los pepineros siguen sin lograr la primera victoria

Banner Horizontal
  • El Lega desaprovechó la ocasión de empatar a diez del final tras parar el portero del Levante un lanzamiento de penalti a Braithwaite

  • Los cambios tácticos de Pellegrino y de futbolistas durante el partido repiten idéntico resultado que en citas anteriores: nada de nada

  • El Levante se adelantó tras transformar un polémico penalti en el minuto 45 y a los dos del segundo tiempo lograba el segundo gol

FOTOS: BEA FDEZ. DE AGUSTÍN

Siempre cabe más angustia en una situación tan poco vital como andar en el cuerda del alambre de una clasificación de fútbol. Después de siete partidos sin ver cambiar el cero del casillero de partidos ganados, el Leganés abría las puertas del Estadio Municipal Butarque a un adversario, el Levante, tachado como propicio por algunos. Siete puntos de diferencia entre ambos nos parecía desde luego ser el mejor argumento. A favor del argumento los cuatro partidos de los granotas sin ganar. Todo un espectáculo a priorístico. Y el partido demostró que los ‘apriorismos’ solo valen para las tertulias. Ocho apariciones ligueras, ni una victoria y dos puntos.

 Y la cosa, desde el comienzo, dio buenos síntomas para los intereses de los que entrenan en la ID Butarque y, salvo alguna excepción, no han pasado jamás por la glorieta de los cabezones. Lo de la profesionalidad a los que cobran con seis dígitos (o siete) se les debe tan presponer como exigir. Los síntomas fueron buenos porque el Lega pisaba el área de Aitor Fernández con relativa facilidad. Un lanzamiento de falta, un buen centro, un buen balón en profundidad. No parecía tener mala pinta la mañana. Hasta el horario es de los que les gustan a los 2.222.

Arranque bueno

El primer cuarto de hora fue un ir y venir permanente de los pepineros a la casa blaugrana sin que los de Paco López diesen el más mínimo síntoma de saber quitarse semejante presión asfixiante. La lógica, en ese momento del partido, llevaba a pensar aquello del cántaro y la fuente. Pero por muy cerca que esté el Arroyo Butarque hay vasijas que deben tener más agujeros que capacidad.

Y es que es muy complicado cuando tu velocidad de acción es más lenta que la de reacción de tu adversario. Todos los detalles que habían dejado los pepineros en el primer cuarto de hora se diluyeron en el modelo tantas veces repetido y resumido en pocas palabras: no encontrar el qué hacer. Eso al Levante le dio toda la vida que te dan en estos casos. Tenía tiempo a hacer un repliegue defensivo que el Lega no encontraba como superar y a ellos les  permitía plantarse en el área de Juan Soriano en un pis-pas.

El evidente problema de lo que ocurría sobre el ‘verde’ es que el ánimo no dura eternamente. Esto no es una cuestión de amistades (donde todo se soluciona antes o después, como dice mi amigo Edu), esto fue un deporte (hoy industria) en la que los clientes se desesperan de ver que a los pagan por ver no son capaces de ganar un partido.

Inexplicable penalti

Luego ya pasa lo de que te piten un penalti de esos incalificables.  Me pueden poner todas las repeticiones que les dé la gana al VAR. Te lo pitan justo antes del descanso, el rival de hace gol, y te vas, con perdón, ojiplático (con cara de gilipollas) al vestuario. Consejo para una parte de la grada: si animara tanto como protesta, Butarque sería de nuevo un fortín. Irte al descanso con 0-1 es darte una carta para buscar una solución épica.

Segundo acto

El problema que tiene el Lega en estos partidos, y con un resultado en contra, es que desde el inicio de la segunda parte todo se convierte en una cuenta atrás. Con el pitido de arranque ver el marcador y el tiempo es un losa. Para algunos, sin duda, una tortura. Cada vez que levantas la cabeza y miras, especialmente a los que les importa, ves que queda menos tiempo y esa angustia vital por lo intrascendente crece. A eso, otra vez el factor sorpresa.

Lo que no te puedes esperar es que un tipo saque una falta desde el lado derecho pegada a la línea de banda. Campaña levantó la cabeza y vio a todo el mundo en su sitio. Y ni corto ni perezoso la decisión fue darle hacia la portería. Soriano rectificó la décima de segundo tarde que no le permitió desviar el balón antes de verlo en la jaula. A los tres minutos del segundo tiempo, el Lega perdía 0-2. El mazazo era terrible y la cuenta atrás de los minutos un martillo pilón. Carrillo, en lugar de aportar decidió enredar fingiendo un penalti. Mal camino.

¿La reacción?

Duro trabajo que exigía una combinación en exponente máximo de tensión, compromiso, juego y suerte. Usted decida lo que le falta al equipo blanquiazul. El negocio este del fútbol tiene estas cosas que siempre depende del baloncito y no del valor de las acciones. La cuenta atrás esa de los minutos marcaba un paso marcial agonizante. Y la propuesta de respuesta fue quitar talento del centro del campo, un desconcertante Óscar, para meter fuerza arriba, Braithwaite. 3o minutos contando hacia atrás. Algo parecía cambiar con un testarazo a bocajarro de En-Nesyri que no fue gol merced a Aitor Fernández.

Llegó el esperado, repetido y nada resolutivo cambio de sistema. La gran mayoría del talento y la calidad pepinera estaba sobre el césped. ¿Soluciones? Los 25 minutos que quedaban dirían y parecían decir bastante poco la verdad.  Más allá de soplidos, resoplidos, cabeceos y poco más. Los aficionados (los 2.222 y el resto) aguantaban con estoicismo la agonía vital de lo intrascendente. No había propuesta de nada pero…

En una contra, Braithwaite encendió una bombilla donde todo era oscuridad. Un balón prologando al lado izquierdo en el que el portero granota salió a buscar casi al pico del área y el danés le levantó el balón en dicha salida. A 15 del final se había abierto el cielo con luz de par en par.  Comenzaron las prisas, de pronto. Y lo que nadie podría imaginar, un penalti (sin discusión) de Vezo a En-Nesyri, le dejó un codo en la cara le complicó la vida a los suyos. Lanzado por Braithwaite, a 10 del final, Aitor Fernández remedió lo que había hecho su compañero, en dos tiempos. Había corregido su error del gol. Y sobre la bocina hasta evitó un remate… ¡del portero del Lega!

PD: “Nunca invierta en un negocio que no pueda entender” (Warren Buffet).

LALIGA (8ª Jornada)
CD LEGANÉS, 1; LEVANTE UD, 2
CD LEGANÉS: 13. Juan Soriano; 19. Aitor Rubial (10. José Arnaiz, 63′) 3. Bustinza 12. Awaziem, 22. Siovas (24. Rodrigues, 81′), 5. J. Silva; 27. Óscar (7. Braithwaite, 60′), 6. Roque Mesa, 8. Recio; 18. Guido Carrillo y 26. En-Nesyri.
LEVANTE UD: 13. Aitor Fernández; 20. Jorge Miramón, 14. Rubén Vezo, 18. Erick Cabaco, 19. C. Clerc, 24. Campaña (16. Rochina, 64′), 5. Radoja, 17. Vukcevic (22. Melero, 60′); 7. Sergio Léon (6- Duarte, 83′) 9. Roger y 11. Morales..
ÁRBITRO: Munuera Montero (Colegio Andaluz). Amonestó a los locales Recio (36′), Óscar (45′), Jonathan Silva (55′) y a los visitantes Vukcevic (1′), Jorge Miramón (34′), Sergio León (45′), Roger Martí (53′), Vezo (78′), Paco López (86′, entrenador). Expulsó con roja directa a un auxiliar técnico (45′) del Leganés.
INCIDENCIAS: Estadio MUNICIPAL Butarque. 10.160 espectadores. Mediodía muy agradable.
GOLES: 0-1. (45′) Roger Martí transforma un penalti. 0-2 (48′) Campaña de falta directa desde el lado derecho convierte un extraordinario gol. 1-2 (75′) Braithwaite en una contra por el lado izquierdo levanta ante el portero.

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones