Banner Horizontal
ACTUALIDAD ENTREVISTAS GOBIERNO

Santiago Llorente: “Lo de los Plenos es incómodo, cada vez lo paso peor”

Banner Horizontal

– ¿Qué le pide el alcalde de Leganés a 2020?

Vamos a terminar algunas cosas, vamos a empezar otras. Me gustaría que algunas cosas que tenemos en marcha, en 2020 se hicieran realidad. Que empezaran las obras de la rotonda de LEGATEC, terminar todo el trámite administrativo de LEGATEC para empezar con la urbanización del resto de esa área empresarial, ver que en torno al verano hemos acabado la mayoría de las obras planificadas en los colegios, y también me gustaría arrancar con la redacción del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

“Me gustaría en el 2020 terminar los trámites de LEGATEC, iniciar la rotonda y comenzar la redacción del nuevo PGOU”

– Personalmente, ¿qué le pide Santiago Llorente al año que viene?

La verdad es que personalmente me siento afortunado. Tengo una familia maravillosa, dos hijos que disfrutan de buena salud. La verdad es que con que sea un año parecido a este, tengo más que suficiente.

– ¿El alcalde de Leganés se ha parado a pensar en que cuando acabe este mandato será el alcalde que más tiempo ha estado al frente de esta ciudad? ¿Da un poco de vértigo?

Sí, lo he pensado. Es una ciudad rara. No es normal en una ciudad como la nuestra, si nos comparamos con Fuenlabrada o con Getafe, por ejemplo. En Leganés hemos tenido muchos alcaldes que han estado solo una legislatura. Incluso Guadalupe Bragado estuvo unos días. No somos una ciudad muy típica. En cuanto estás cuatro años y medio, ya eres el segundo alcalde que más tiempo has estado, pero es solo una anécdota.

– Vuelve a tener la ciudad un Gobierno de coalición. ¿Cómo han sido estos seis meses, y cómo ve estos tres años y medio que quedan?

Cada vez que hay un Gobierno de coalición hay que ajustar equipos, sobre todo cuando un partido como el PSOE, que lleva más años en el Gobierno, se coaliga con alguien que no tiene experiencia de Gobierno. Los principios siempre son complicados, pero porque cuando llegamos al Gobierno todos venimos con muchos prejuicios. Pensamos que hay determinadas cosas que no se han hecho porque no se quiere, o uno se piensa que la parte administrativa es más sencilla. Hasta que no se da cuenta de cómo es la administración pasa un poco de tiempo. Al principio todo es más lento de lo que nos gustaría.

– ¿Estos seis primeros meses de la oposición son normales? ¿Lo que está haciendo la oposición es normal?

No me parece normal, si lo comparo con la oposición que había hace 15 años en la ciudad. Comparado con la pasada legislatura, pues es relativamente normal. Desde que ULEG ha entrado en el Ayuntamiento de la ciudad, la forma de hacer oposición ha cambiado drásticamente y se utilizan mecanismo que son poco prácticos, poco útiles y que generan tensión. Esa es la gran diferencia entre Leganés y Getafe o Alcorcón, independientemente del Gobierno de la ciudad, porque cuando gobernaba el Partido Popular, la oposición era igual de dura. Quien lideraba la oposición, o la parte dura de la oposición, es ULEG. ¿Es raro? No, es parecida a la de la pasada legislatura. ¿Es singular? Sí, comparado con antes de que estuviera ULEG, sí.

– ¿Cómo se les explica a los vecinos el lugar en el que está Ciudadanos?

El apoyo en la investidura fue una sorpresa hasta para mí. Es verdad que habíamos hablado con Ciudadanos y pensaba que en la segunda vuelta iba a resultar elegido alcalde. No pensé que en la primera votación iban a votar a favor. Ellos me comentaron que querían hacer una oposición diferente desde el principio y la verdad es que fueron bienvenidos los votos.

“Ciudadanos quería participar en la gestión y llegamos a acuerdos en los puestos técnicos de las empresas públicas”

En aquel momento no había ningún tipo de acuerdo con ellos. En los días posteriores empezamos a ver diferentes posibilidades, aunque no se llegó a plantear ningún tipo de acuerdo de Gobierno con ellos. De alguna manera querían participar en la gestión del Ayuntamiento y llegamos a acuerdos para que, en los puestos más técnicos de las empresas públicas, un pelín menos políticos, contar con Ciudadanos. Digamos que es un acuerdo de gestión.

– ¿Lo pasa mal en los Plenos?

Por supuesto. Cada vez peor, porque a medida que pasa el tiempo uno acaba cada vez más harto de la tensión. La paciencia tiene un límite, pasa el tiempo y cada vez se aguantan peor algunas formas y maneras. No creo, de todas formas, que sea agradable para ninguno de los 27, ni para el que viene con intención de que el Pleno no se desarrolle con normalidad. La verdad es que es incómodo.

– ¿Por qué expulsó a los concejales y no a los sindicalistas?

Hay una diferencia. Un concejal tiene la posibilidad de hablar en el Pleno, cosa que no tiene el sindicalista. No comparto esa forma de hacer sindicalismo, porque un sindicalista puede convocar una manifestación, una concentración, o viene al Pleno a pegar cuatro voces. El Pleno es abierto, no hace falta invitación para venir, a diferencia de la Asamblea de Madrid o el Congreso de los Diputados, y es de las pocas posibilidades que tienen. Los ciudadanos no nos pagan por utilizar el silbato en el Pleno, nos pagan por decir lo que queramos y exponer una posición política. Los concejales que utilizaron el silbato se equivocan profundamente. Estamos tergiversando las reglas básicas de la democracia. Entiendo lo que hacen los sindicalistas, aunque no lo comparta, pero no entiendo lo que hace un concejal. Venga usted y diga lo que le da la gana y vote lo que quiera.

– ¿Qué siente el alcalde de la ciudad cuando ve que hay gente durmiendo en la calle y qué siente cuando los ve protestando cuando, según ha revelado estos días Más Madrid – Leganemos, tienen tanta vinculación directa con el PP?

Es verdad que desde el principio se veía que había una cierta manipulación política, cuando uno de los cargos de confianza del Partido Popular estaba animando a que vinieran al Pleno. Eso hasta cierto punto es normal. Otras veces lo ha hecho Unidas Podemos, ULEG, e incluso seguro que cuando nosotros hemos estado en la oposición lo hemos hecho. Cuando estás en la oposición, animas hasta cierto punto a algunos colectivos a que protesten. Esto lo puedo entender. El problema es que hay una serie de vecinos que vienen a protestar una falta de recursos para los indigentes. Lo sorprendente es que algunos de esos, que se hacen pasar por indigentes, tienen vivienda con muy buenas condiciones, además de ser una vivienda pública. Ahí pierden un poco la razón. No puede defender que es un indigente cuando tiene una defensa pública. Se mezcla de forma torticera la voluntad de hacer política con la necesidad de muchas personas.

“Algunos de los que protestan, que se hacen pasar por indigentes, tienen vivienda pública, con muy buenas condiciones”

En cualquier caso, el problema de estas personas que se encuentran alrededor de la Parroquia de San Salvador es un problema antiguo. Son personas con problemas sociales de todo tipo. Durante mucho tiempo han estado en el entorno de un centro comercial cercano a la estación de RENFE de Leganés Central. El gran reto de la administración es que estas personas estén en la calle, que es algo muy complicado. Vamos a desarrollar un programa junto a una ONG para intentar sacarles de la calle todo el año. Por otro lado, les diría a muchos vecinos, que se quejan de la situación con toda la razón, que el problema es que están allí porque hay otros vecinos que les dan dinero. Es una caridad mal entendida. A medida que hay una serie de recursos diarios que les permiten comprar lo que sea, ellos buscan esa cercanía de la Parroquia, porque generan recursos. Les pediría a los vecinos que no les den dinero, porque muchas veces vemos a lo que destinan ese dinero que han conseguido.

– A propósito de esto. ¿No queda feo ese titular, “el alcalde dice que no se le dé dinero a los sintecho”?

El problema es que a veces hay que decir las cosas con sinceridad, porque si no, no acabamos con los problemas. Yo voy mucho por ahí y algunos vecinos me echan la bronca, pero también hay que ver el por qué están ahí. Además de ser un problema social importantísimo, hay que ver los motivos.

– Nos quedamos en la Parroquia. ¿Lo del Salvador va a salir adelante, o van a aparecer problemas de estos que aparecen en el despacho de la intervención?

Evidentemente, no es sencillo. Hemos dado un primer paso, que es la consignación presupuestaria para poder hacer la obra. Ahora vamos a ver si somos capaces de ejecutarla. Sencillo no va a ser y cada año que pasa todo se complica un poco más. Yo creo que sí seremos capaces de hacerlo, pero también hay que saber que es una obra complicada, porque es un templo antiguo, con características muy singulares. Hace cuatro años hicimos una cosa parecida en el Estadio Butarque con el Club Deportivo Leganés, pero la diferencia era que se le encargaba un proyecto a un arquitecto y este lo redacta y lo entrega. Había un proyecto de obra que poder subvencionar. Aquí hemos presupuestado una cantidad sin tener muy claro cuánto va a costar en total la obra. De hecho, parece que el proyecto va a tardar bastante tiempo en estar redactado.

“No va a ser sencillo ejecutar la consignación presupuestaria para reforma de la Parroquia de San Salvador”

La gestión administrativa se complica un poco, porque según tengo entendido la Comunidad de Madrid, que es quien tiene que supervisar la obra, tampoco tiene muy claro cuál es la obra que hay que hacer. Los arquitectos de la Comunidad de Madrid son partidarios de hacer la obra con las mismas técnicas del momento en el que se hizo la Iglesia, para respetar la edificación. Lo que pasa es que los arquitectos que están redactando el proyecto no lo son, porque dicen que estas técnicas son las que han generado los problemas. Hay disparidad de criterios.

– Siempre ha dicho que lo de cortar cintas no le gusta cortar cintas, pero parece que antes de final de año se va a terminar la Biblioteca Central y el Manuel cadenas. Habrá que celebrarlo después de tanto tiempo… ¿no?

La celebración es que estén abiertas al público y que puedan utilizar esas instalaciones. Cuando se hace una calle, se abre, la gente transita y se utiliza en seguida. Hemos puesto en marcha una fuente al lado del Hospital Severo Ochoa, se pone en marcha y funciona inmediatamente. A los edificios hay que darles vida. Hemos abierto el centro de mayores de El Carrascal, aunque tampoco ha habido inauguración, pero poco a poco hay que dotarle de vida. Aun no funciona la cafetería ni la peluquería, por ejemplo. Cuando abramos el Manuel Cadenas y la Biblioteca Central pasará un poco de tiempo hasta que esté a pleno rendimiento. Hay 40.000 libros en el sótano del Centro Cultural Rigoberta Menchú, hay que trasladarlos, catalogarlos y colocarlos. A pesar de que en los próximos días vamos a recepcionar la obra, igual pasan unas semanas hasta que podamos abrir la Biblioteca Central. Esa es la inauguración, el momento en el que abramos las puertas y los vecinos puedan disponer de todos los recursos que haya en esos edificios.

– La crítica que está empezando a haber en redes sociales de que algunas delegaciones del Ayuntamiento se van a desplazar allí… ¿Es cierta?

Pues sí. Lo estamos pensando, por ejemplo, la delegación de cultura. Es un edificio muy grande que se planteó hace años, cuando aún era alcalde José Luis Pérez Ráez. En aquel momento se pensó en una Biblioteca, porque la gente demandaba libros. Con el paso del tiempo, el libro en papel tiene menos demanda y lo que buscan los ciudadanos es espacio para estudiar, hacer trabajos… El número de libros que va a haber va a ser inferior al estimado inicialmente e incluso para el archivo del Ayuntamiento, que parecía que íbamos a necesitar el triple de espacio con el que contamos ahora mismo, generamos cada vez menos papel. Lo que vamos a trasladar allí es el archivo histórico, de cuando Leganés era un pueblo. Por eso, nos sobra un poco de espacio en el edificio, y lo vamos a utilizar para unificar alguna delegación, como la delegación de cultura que está dividida en varios centros.

– ¿Lo de la Escuela de Música tiene arreglo ahora mismo, tal y como están las cosas?

Ahora mismo no. Hay una posibilidad y hay varias soluciones. Una, que nos deleguen las competencias, que es un expediente muy largo; y otra, que es en la que estamos trabajando, que es que hagamos un convenio con la Comunidad de Madrid que nos dé soporte legal para que desde el Ayuntamiento podamos invertir dinero en la Escuela de Música, como el que tenemos en las Escuelas Infantiles. El Ayuntamiento de Leganés no tiene competencia de educación, pero desarrolla una serie de servicios. Queremos un convenio, aunque no esté dotado de dinero. Que nos dé cobertura jurídica para desarrollar esas actividades como contratar personal, mejorar las instalaciones… hoy por hoy, no podemos ni comprar instrumentos. Es una situación de locura.

“Lo de la Escuela de Música no tiene arreglo como están las cosas ahora, trabajamos por un Convenio con la Comunidad”

– Le acusaba el PP de ser el responsable de que no se hayan cubierto 59 plazas de Policía. El alcalde no es el responsable de esas 59 plazas, puede ser del algunas, pero es algo que se viene arrastrando desde el año 2008. ¿Cuánto de eso tiene arreglo?

Quizás la parte de la Policía es la más fácil. Tenemos una limitación para contratar funcionarios (tasa de reposición). Sin embargo, los policías no están en esa tasa. La situación se ha agravó cuando el Gobierno del Estado aprobó una disposición con la que los policías se podían jubilar a los 58 años. Es magnífico para los policías, pero para la ciudad, que de repente se jubilen un número importante de policías, genera un trastorno. Por eso, en estos momentos hay bastantes plazas sin cubrir. Vamos a desarrollar un proceso selectivo para contratar a 50 nuevos policías, que es a lo que nos comprometimos en las elecciones. Hemos estado estos meses si hacer dos procesos selectivos, pero va a ser un único de 50 agentes.

– ¿Es verdad que solo hay un coche patrullando por la noche?

Me extraña. Ahora mismo no lo sé, pero yo diría que casi seguro que no. La plantilla que tenemos tiene capacidad para tener más de un vehículo en la calle. Que puntualmente, una noche, porque ha habido muchas bajas o algo, ha ocurrido, no lo sé, pero me parece rarísimo. No quiero decir que no ha ocurrido nunca, porque no lo sé.

– ¿El mal endémico de La Cubierta tiene solución? Ya sea por un lado bares de copas, o incumplimiento del pliego de festejos…

Hay dos partes diferenciadas: por un lado, el interior de La Cubierta, que tiene una gestión; y por otro, los bares de copas. En los bares de copas lo que tenemos es un problema de seguridad ciudadana, fruto de la regulación que tenemos, de los tres “after hours” que hay. Yo creo que a los ciudadanos les preocupa, sobre todo, la situación de los bares de copas. Estamos trabajando para cerrar alguno de estos bares, que de forma fraudulenta abren como una cafetería cuando son bares de copas que empiezan a las siete de la mañana. También vamos a restringir horarios para dificultar que haya problemas o impedir que ocurra algo, en la medida de lo posible. Estamos trabajando en doble sentido con seguridad ciudadana y la parte administrativa.

“Trabajamos para cerrar locales de La Cubierta que abren de forma fraudulenta como cafetería y son bares de copas”

Lo que es el interior de la Plaza de Toros es una historia completamente diferente. Ahí yo no hablaría de temas de seguridad ciudadana, aunque a veces hay algunos espectáculos que acaban muy tarde y que nos pueden generar algún problema de seguridad, pero son pocos días al año, muy puntuales y hay un refuerzo, porque está planificado con tiempo. No me preocupa tanto la seguridad ciudadana, como el problema administrativo.

Hace más de 20 años, cuando se diseñó la concesión administrativa de la Plaza de Toros pareció una idea magnífica, pero hoy adolece de algunos mecanismos que permitan ajustarnos a la demanda de los ciudadanos. Uno de los problemas que tenemos es el de los encierros. Se estableció la obligación a la Plaza de Toros que ha incumplido y estamos tramitando un expediente sancionador. Por otro lado, ellos dicen que ha dejado de ser una actividad mínimamente rentable. Es verdad que cada vez va menos gente a ver los encierros.

– ¿Le preocupa la situación del procedimiento abierto a Javier Márquez?

No. No es nada agradable estar sentado en un Juzgado, pero no me preocupa, desde el punto de vista jurídico. No va a tener repercusión, porque estoy convencido de que no va a haber ningún tipo de condena.

“No me preocupa la situación procesal de Javier Márquez; no va a tener repercusión porque no va a haber condena”

– ¿Le preocupa la situación del equipo de fútbol, del CD Leganés?

Eso sí. Tampoco podemos hacer nada, aunque es una situación complicadísima. Yo la verdad es que estoy ilusionado, porque no conocía a Javier Aguirre y he coincidido con él en un par de ocasiones y transmite ilusión y confianza. Los empleados del club también están ilusionados. Creo que hacía falta un cambio de entrenador, que incluso en el club no sabían como hacerlo, y ha venido alguien que, por lo menos, tiene ganas. Por lo menos vamos a afrontar lo que queda de temporada con ganas e ilusión y luego ya veremos lo que pasa.

– ¿Teme que si el equipo desciende los propietarios se puedan plantear vender la sociedad?

No, nunca he visto esa posibilidad. He visto mucha rumorología. Ellos compraron el club para trabajar con él y es un negocio familiar bastante rentable. Yo no los veo vendiendo el club y viviendo de las rentas. Concretamente a Felipe Moreno, que es el máximo accionista, le veo con ganas de hacer cosas en el futuro y en esta temporada tan complicada, para levantarse. Si pasara, me sorprendería.

Información

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones