ACTUALIDAD OPINIÓN POLITICA PP

CONFIDENCIAL: Alguien voló sobre el nido del mirlo… 30 meses de desatinos

Por Juanma Álamo

¿Le valdrá a MAR el porcentaje logrado del 66,3% para estar tranquilo como presidente del Partido Popular de Leganés y hacerse fuerte? Sobre esa pregunta es el momento de reflexionar hoy, antes de que sea más tarde. Bastante daño le han hecho ya al PP de Leganés unos y otros. Las elecciones que se han celebrado esta noche en la sede de Plaza de España son la culminacion de un desastre que empezó el 8 de marzo de 2015.

Aquel día la entonces presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, comunicaba al entonces presidente del PP de Leganés, Jesús Gómez, que no iba a ser candidato. Aquel día, el PP local celebraba la comida de la mujer en la Casa de Salamanca. Lo hacía con caras de circunstancias de una diputada regional que veía sorprendida como el presidente no acudía a la comida. La excusa fue muy mala. Entre los corrillos comenzó a correr como la pólvora la noticia.

La ‘autodestrucción’

Algunos celebraban la no designación. Otros se retorcían de incomodidad en el asiento. Allí empezó la historia que hoy ¿ha cerrado la última página del libro? Las razones de la no designación se supieron después. Incluso la propia Esperanza cruzó sms con algún miembro de aquel equipo en el que instaba a Jesús a no “autodestruirse” y le asegura que “no podía ser el candidato”. Gómez era historia en el PP de Leganés.

Los que se aferrraron a él, defendieron con uñas y dientes a un candidato que no tenía ninguna posibilidad de repetir. Él, por su parte, intentaba mantener la unidad para que no “desembarcase” Génova en Leganés, como así sucedió pocos días después. “A Génova no se le echan pulsos”, aseguraba el famoso Bartolo el 20 de marzo en un Comité Ejecutivo en el que 13, para él, eran más que 15. Entre eso 13 y entre aquellos 15 había miembros de las dos candidaturas que se han batido en las elecciones locales de hoy.

Un Comité demoledor

Gómez firmaba su punto y final a la política pepinera días después. Beatriz Alonso fue proclamada candidata en aquel Comité Ejecutivo “demoledor” para la historia reciente del PP local. A los seis días la candidata era “fulminada” y una desconocida en Leganés, Carballedo, era proclamada candidata. Sus lágrimas en Pinto no fueron fruto de la emoción. Eran el adelanto del porrazo electoral que se dio el PP de Leganés días después en las elecciones. Pasó del gobierno a ser el tercer partido de la oposición, perdiendo seis concejales. De 12 a 6. Carballedo y otro popular vinculada a Leganés renunciaron a su acta.

Recuenco se convertía, por obra y gracias de todas esas casualidades, en el portavoz y en la cabeza más visible en público del PP de Leganés. Amador Sánchez, presidente de la gestora, está pero no se le espera salvo en los Comités Ejecutivos. Adopta un discreto segundo plano local. Lo que hace la figura de Recuenco más pública. ¿La hacía a la vez más grande?

El mirlo sobrevuela

Y por el camino aparece Francisco Fernández. Lo hace en noviembre del año pasado. Vecino de Leganés da sus pasos. Se acerca a los que habían sido “liquidados” por el brazo armado de Génova. Retirados de la circulación política local. La primera Beatriz Tejero, que semanas después toma la decisión, junto a otros 30 afiliados, de abandonar el partido. Lo hacen el 8 de marzo de 2017 coincidiendo con la fecha fatídica de Jesús Gómez.

Este movimiento es el que ha debilitado sensiblemente la fuerza de la candidatura de Beatriz Alonso. Franciso Fernández, bautizado por este medio como ‘el mirlo blanco’, estudia durante semanas presentarse o no a las elecciones locales. Más allá de problemas burocráticos y ante las dudas de liderar, decide enrolarse en la candidatura de Alonso. Sabe que los votos de los que se fueron eran decisivos, de hecho lo hubiesen sido hoy.

La cifra de la polémica

Aún acercándose a la idea de que no iban a ganar, manejaban una cifra a partir de la cual podrían sembrar dudas a la hora de la designación de candidatos en Génova. “A partir de un 70-30, Recuenco se convierte en intocable”, aseguraban internamente. Finalmente ha sido 66,3-33,7. Ese mínimo porcentaje podría colar una rendija de luz en la solidez de la victoria del nuevo presidente del PP local.

El tiempo, y solo el tiempo, responderá a la pregunta con la que se abría este texto. ¿Le valdrá a MAR el porcentaje logrado del 66,3% para estar tranquilo como presidente del Partido Popular de Leganés y hacerse fuerte? La lógica dice que en cualquier organización política normal, así debería ser. En el Partido Popular, y más en el de Leganés, todo es posible. La felicidad de su candidatura tras las elecciones y la evaporación de los adversarios dará que pensar.

En cualquier caso, suerte para el PP de Leganés. Una vez más, la van a necesitar.

 

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones