ACTUALIDAD ENTREVISTAS POLITICA ULEG

Delgado: “Para algunos ser claro es descalificar; si te comportas como un golfo y te llaman golfo es una definición”

¿Qué balance hace a la mitad de la legislatura de la gestión del gobierno?

La palabra que define la gestión es fraude. El señor Santiago Llorente y el PSOE se presentaron a las elecciones con un programa que supuestamente era el contrario al que defendía el Partido Popular en Leganés, un PP que fue duramente castigado en las elecciones. No puede ser que más de dos años después sigamos con los Presupuestos del Partido Popular, con las Ordenanzas Fiscales del PP y con el Plan Económico Financiero del PP. Durante estos dos años si han salido adelante lo que se llaman modificaciones presupuestarias, ha sido con el voto del PP.

A mí que me expliquen donde está el cambio si al final están de comanditas los dos. No porque lo diga yo, sino por hechos objetivos: a día de hoy los presupuestos, impuestos y líneas estratégicas de la ciudad son las que impuso el PP. No ha hecho ningún esfuerzo el Partido Socialista, al contrario está encantado de este matrimonio que tiene con el portavoz del Partido Popular.

Fraude, incompetencia e inoperancia

Aparte del fraude lo define la incompetencia y la inoperancia. Cada cuatro años, los gobiernos socialistas tienen como “orgullo” cargarse una instalación municipal. Ya se cargaron la Piscina Solagua y ahora van camino de cargarse el Pabellón Manuel Cadenas. No solamente no han construido ninguna más sino que se las cargan. Siguen estando en el sueño de los justos la Biblioteca Central, el Centro Cívico de Leganés Norte, el de Arroyo Culebro.

La gestión del PSOE es la de un partido que no es capaz ni de ponerle un pedal a un contenedor de basura

Esa es la gestión del PSOE, un partido que no es capaz ni de ponerle un pedal a un contenedor de basura. Una gestión en la que la caída de los árboles la explican con frases rimbombantes. Es una gestión de gente no profesional, llevada a cabo cuyo único mérito es tener el carnet socialista o ser amigo de Santiago Llorente. Eso son los que están al frente de direcciones generales. Las direcciones generales tienen que estar al mando de los profesionales pero están al mando de los colegas. Eso se nota en el día a día de la gestión. Es una situación frustrante.

Evitar la moción de censura

De lo único que se ha preocupado el señor Santiago Llorente desde el principio de la legislatura es de que nadie le hiciese una moción de censura. Para eso metió en su cama política al portavoz, entonces, de Ciudadanos, luego echado y ahora tránsfuga. Y ahora tener un pseudotránsfuga, que no sabemos muy bien que es, que es el señor de Izquierda Unidad Rubén Bejarano, que está aplaudiendo con las orejas todas las políticas de un gobierno que es de todo menos progresista.

¿Cómo definiría a Santiago Llorente como alcalde?

No es un alcalde, es un mal administrador de fincas. Es una persona que no tiene proyecto de ciudad, su proyecto es estar con el bastón de mando pero no usarlo para no hacer nada para la ciudad y sí para sus colegas. Parece que gobierna para la calle del Charco y su círculo. Está más preocupado por buscar elementos mediáticos que intenten blanquear su nefasta gestión.

Ante un alcalde que el dinero de los vecinos se lo gasta en cuchipandas y “cachopadas”, lo que busca es la foto blanqueadora con casas regionales, con colectivos deportivos, con entidad social para intentar blanquear su falta de política social y deportiva. Sustituye por una foto amable, y querer dar una imagen de amabilidad, lo que es una gestión lamentable y muy agresiva para los intereses vecinales.

Santiago Llorente no es un alcalde, es un mal administrador de fincas que no tiene proyecto de ciudad

¿Qué espera de los 2 años que faltan?

Que pasen rápido, que acaben y que hagan el menor daño posible. Que no se les ocurra cargarse otra instalación.. Hasta el Ayuntamiento hace el trabajo del que se deben encargar las contratas. Lo hemos visto en el episodio de las talanqueras en los encierros... Un Ayuntamiento que ni sabe hacer, ni exige a las contratas para que hagan y luego se convierte en el principal aliado de las mismas para llevar a cabo estas actuaciones.

¿Cree que los vecinos de Leganés entienden lo que pasa en el Salón de Plenos?

Saben una centésima parte de lo que pasa. Pero es tal el número de barbaridades que está haciendo este gobierno que aunque solo llegue la centésima parte, algo llega. Por ejemplo el tema de los cachopos. Que un alcalde con dinero público se dedique a viandas privadas y a darse la vida padre, eso ha llegado. Que está el Ayuntamiento lleno de enchufados y que cada vez que hay una oposición, el “agraciado” está vinculado al Partido Socialista, eso está en la calle. Que no se hace nada, eso lo ve la gente.

El ruido de la gestión

A lo mejor no saben que le Ayuntamiento va a pagar tres millones de euros a un abogado, cual Perry Maeson, por las barbaridades que han hecho el Partido Popular y el Partido Socialista. O a lo mejor no saben que se hizo una permuta de terreno en la que nos quedamos con un erial dando a cambio una joya y pagando siete millones de euros… Puede ser que de las cuestiones más administrativas no se enteran, pero del ruido de la gestión del Ayuntamiento y del gobierno municipal, no es bueno.

¿Cree usted en la oposición responsable?

Yo creo en los gobiernos responsables porque es el que toma las decisiones. La oposición, que no gobierna ni toma decisiones, lo que tiene que hacer es poner el dedo en la llaga y proponer una alternativa. Pero seamos honestos, la alternativa o propuesta que se pueda hacer desde la oposición no deja de ser una declaración de intenciones o una hoja de deseos, porque el que tiene que ejecutarlo es el gobierno. Si no eres gobierno, la oposición, responsable, responsable, no creo que sea lo más adecuado, sino una oposición eficaz o no eficaz.

Nos pagan para ser críticos con el gobierno y demostrar que lo haríamos mejor

Una oposición que hace que los vecinos sepan lo que pasa en la ciudad. ¿Una oposición que tapa los escándalos o que los denuncie? Para eso nos pagan los vecinos. Para ser críticos con el gobierno y demostrar a los vecinos que nosotros lo haríamos mejor. ¿Cómo lo haríamos mejor? Pues cuando nos dejen, porque si no hemos gobernado tampoco podemos demostrar como lo haríamos mejor.

No ser fruto de una moda

En los pequeños detalles se ven cosas. Por ejemplo, si un líder político no es capaz de gobernar su propia ciudad o su propia casa, y tenemos muchos ejemplos en la ciudad, y si un partido político no es capaz de gestionar su propia caseta de fiestas, como va a ser capaz de gestionar adecuadamente una ciudad de 200 mil habitantes y 160 millones de euros de presupuesto.

ULEG no ha gestionado una ciudad, pero ha gestionado un partido que de la nada tiene 20 mil votos. Y no es fruto de una moda o de un deseo pasajero, sino del trabajo día a día. Es capaz de llevar una caseta de fiestas con un éxito que nos reconocen hasta los adversarios políticos. Esas son las fórmulas de demostrar que estamos preparados para ser alternativa.

¿Realmente es usted responsable de la crispación política en Leganés?

Eso es absurdo. Con lo que estamos viviendo en España, con la cantidad de problemas que hay en la sociedad española, decir que un concejal de un pueblo es el responsable de una supuesta crispación política que, por cierto, yo tampoco lo veo.

Es absurdo culparme de una crispación política que, por cierto, yo no veo en Leganés

Una cosa es que haya tensión en los Plenos y que los medios de comunicación se traslade que haya cierta bronca política, yo no la veo en la calle. Eso es un triste argumento por parte de los adversarios de Unión por Leganés o de los mios personales, ante la falta de otro tipo de argumentos para contrarrestar nuestra labor entran a eso.

Responsabilidad parcial

Hace dos años le preguntaba… ¿Formaría parte de un gobierno PSOE-IU-C’s-ULEG, aunque solo fuera para estabilizar la ciudad? Y usted me respondía… “Gobierno no, acuerdos por el bien del muncipio, sí. Por el bien de la ciudad podríamos valorar llegar a acuerdos con las diferentes fuerzas políticas más allá de las simpatías o antipatías que podamos tener con los diferentes líderes”.  Digame, por favor, ejemplos de esos acuerdos ello.

Si se ha llegado a algún acuerdo pero se han esfumado. Recuerdo el acuerdo mayoritario cobre como se iba a ceder un suelo público al CD Leganés, garantías… Eso fue un ejemplo de poder llegar a acuerdos. Ha sido muy difícil llegar a acuerdos desde el punto de vista de que el Partido Socialista decidió en el verano del año pasado seguir adelante con unos presupuestos del Partido Popular que ellos mismos habían impugnado.

Las incongruencias

Aquí viene un extraterreste y aparece en Leganés y estaría asombrado de que en Leganés el PSOE esté gobernando con unos presupuestos que ellos mismos tacharon de insolidarios e ilegales, lo denunciaron junto a IU y ULEG, y cuando gobiernan y hay una sentencia de la justicia, en la que dicen que son ilegales, no se plantean ir a nuevos presupuestos o se retrotraen a los legales de 2012 e intentan hacer unas modificaciones presupuestarias oportunas para ajustarlos.

Un extraterrestre estaría asombrado de que en Leganés el PSOE gobierne con los presupuestos que ellos denunciaron

No, recurren al Supremo, sabiendo que se va a perder y siguen adelante. Todos los apoyos los tiene en el propio PP. ¿Cómo puedes llegar a una esquizofrenia política de este tipo?

¿Es normal que el PP se mueva con sus presupuestos?

Es lógico. Lo que parece es que el portavoz del PP tiene una mano en la espalda del alcalde y que hace lo que quiere. Luego llega el señor Llorente y hace en Emsule lo que quiere, donde tiene a su esposa de directora financiera, lo que quiere en los directores generales, lo que quiere en las oposiciones… Y el PP, ante todo eso, calla y calla y calla. En ese escenario como va a buscar acuerdos le PSOE con ULEG si ya los tiene con el Partido Popular.

Proyecto al alza

ULEG es un proyecto ¿al alza o han tocado techo?

Desde que empezó Unión por Leganés empezaron diciendo que solo nos iban a votar  ni los familiares. Después cuando sacamos un concenjal que nos diésemos con un canto en los dientes y que disfrutaramos lo bailado. Luego cuando tuvimos cuatro que nos iban a arrasar Podemos y Ciudadanos porque como mucho íbamos a repetir con los cuatro. Y ahora con los seis, alguno aventura…

Hay que ver la trayectoria que dice que cada cuatro años ha ido creciendo significativamente en votos. No tengo una bola de cristal, el voto es de cada ciudadano, pero creo que “clarísimamente, no es que diga que somos los mejores, aunque modestia aparte lo pueda pensar, es que clamorosamente somos los menos malos”. ULEG  es con diferencia el menos malo de lo que hay, siendo así muy difícil es que no sigamos creciendo.

¿Entiende usted dos años después que ULEG-PP-C,s no se pusieran de acuerdo hace dos años y consintieran el gobierno que hay?

En esencia pienso lo miso que hace dos años. Es verdad que los resultados fueron muy enrevesados, los cargó el diablo, era muy difícil de generar una mayoría alternativa con cuatro fuerzas con seis concejales, los de C’s no se enteraban mucho de lo que pasaba y dependían de lo que le dijeran en la nacional, en el PP la candidata no llegó ni a tomar posesión o sea que estaba descabezado. No fue por culpa de Unión por Leganés, tendremos nuestra responsabilidad pero no la principal, sin lugar a dudas.

Hace dos años ULEG tuvo responsabilidad en que no hubiese un gobierno distinto, pero no es la principal

Dijimos desde un primer momento aquí están nuestros seis concejales para buscar una alternativa. C’s no miró ni para un lado ni para otro, hizo la del avestruz y no se implicó. Los que venían a vender cambio no cambiaron nada, y el PP que venía de un estrepitoso fracaso, lo razonable y coherente era cualquier cosa menos que el PSOE fuese el que rigiese los destinos de la ciudad.

El PP ‘encantado’

Pero mirado, dos años después, el PP está encantado de su decisión: gobiernan sus presupuestos, sus ordenanzas y el mismo concejal de urbanismo. El mismo que había en el período 11-15, Miguel Ángel Recuenco, es el actual concejal de urbanismo… A efectos del portavoz del PP ha mejorado hasta el status porque ni aparece como concejal de urbanismo, pero mandamás que cuando lo era.

¿Qué cree que es técnicamente un concejal no adscrito?

Creo que es aquel que ya no representa a aquello que los ciudadanos votaron en las urnas. Aunque no es discutible, porque así lo manifiesta el Constitucional, que el acta es personal; políticamente sabemos que lo que se vota son a partidos políticos. Si un señor deja de representar a ese partido o es expulsado de ese partido, ese señor debería dejar de ser concejal.

Aquel concejal que no representa lo que los ciudadanos votaron, por coherencia o sentido ético no debería ser concejal

El caso de Jorge Pérez incluso llegó a firmar una carta ética diciendo que si era expulsado él se iba. No creo que haya que firmar nada para tener esa coherencia, pero el que no tiene ética puede firmar una carta o cien.

Leganemos, Podemos y Rubén Bejarano

Tenemos también el caso de Izquierda Unida Comunidad de Madrid que no sabemos bien lo que es. El caso del señor Rubén Bejarano que no sabemos si es adscrito o no adscrito. Y luego el de las cuatro concejalas no adscritas expulsadas de Leganemos, que están en una situación transitoria, porque los juzgados le han dicho que su recurso fue legal. A día de hoy están más cercano a ser ellas los representantes de Leganemos.

Se trata de un término que encierra mucha pluralidad de conceptos pero en esencia, para mí, aquel concejal que no representa lo que los ciudadanos votaron por coherencia o sentido ético no debería de ser concejal.

 ¿Tenéis la sensación que usáis en exceso la descalificación como modo de hacer política?

Ese es el argumento que utiliza el adversario ante la falta de argumento. La pregunta es si lo que denunciamos es verdad o mentira, o si nuestra propuesta es buena o es mala… Lo de la descalificación es como echar más aceite o vinagre a la ensalada… Pero la ensalada ¿está buena o no?

Irá en cuestión de gustos.

Pero ¿el producto es bueno? La ensalada está en buen estado. Sobre gustos… Es muy discutible.

¿Cree que eso le acerca a la ciudadanía o piensan que le ponen demasiado vinagre a la ensalada?

Una cosa es lo que se dice y otra cosa es lo que se piensa. Todo el mundo dice en las encuestas que ve los programas de naturaleza de la 2 y que aborrece los programas del corazón, pero ¿qué se hace en realidad?

A Unión por Leganés se le puede reprochar muchas cosas, pero desde luego ser claro, seguro que lo somos

Hay otro dicho “good news, no news”. Las buenas noticas no generan opinión. Está sobrevalorado determinadas fórmulas o expresiones que al final lo que hacen es no llamar al pan, pan y al vino, vino. A Unión por Leganés se le puede reprochar muchas cosas, pero desde luego ser claro, seguro que sí. Para algunos ser claros es descalificar. No, si usted se comporta como un golfo y con el dinero público está haciendo un despilfarro eso no es una descalificación es una descripción.

Si yo empezara a decirle que es un mal gestor que no actúa correctamente, eso es terminología de la vieja política que esa si aleja al ciudadano. Porque se alejan cuando escuchan a un político utilizar  50 mil palabras para no decir nada. Cuando oye a Unión por Leganés, le podrá gustar más o menos, pero oye cosas y eso se valora positivamente.

¿Considera que hay algo a cambiar en el modo de hacer política de ULEG en los 20 meses que faltan para las elecciones?

Lo que no mejora se degenera siempre y lo que no se evalúa se devalúa. Siempre hay que hacer autocrítica, analizarse interna y externamente porque forma de nuestro ADN la mejora continua. Hay cosas que se pueden mejorar.  ULEG tiene que hacer el esfuerzo de acercarle a los ciudadanos el conocimiento de lo que sucede, porque cuanto más se sepa, más va a crecer exponencialmente ULEG.

Si los vecinos supiesen al ciento por ciento lo que pasa en el Ayuntamiento la duda sería si algún concejal no sería de ULEG

La duda sería si los vecinos supiesen al 100 por 100 lo que pasa en el Ayuntamiento es si algún concejal no sería de ULEG. Con las barbaridades que se hacen en el Ayuntamiento el problema es llegar a ellos. La política tiene mala prensa y hay que hacer esfuerzos por acercársela al ciudadano.

Por cierto, ¿mira usted de reojo o de frente a las elecciones internas del PP?

Que diría un político tradicional: “Yo no me meto en los asuntos de otro partido, a mí no, bastante tengo yo con lo mío”. Es tan políticamente correcto como falso. Miro lo que pasa en el PP, lo que pasa en C’s, lo que pasa en el PSOE, en Leganemos. Lo miro, me ocupo y me preocupo, porque no dejan de ser adversarios políticos y me interesa lo que pasa. Sería un cínico y un falso no reconocerlo.

Nos gustaría que el PP fuese un partido de oposición y no un partido cómplice

Dicho lo cual, desde Unión por Leganés, lo que realmente pueda pasar en el PP asistimos como espectadores. Lo que nos gustaría es que el Partido Popular fuera un partido de oposición y no un partido complice del PSOE, que no fuera un machaca un salva muebles o un tapaescándolos del PSOE.

 ¿Qué le ha hecho o qué ha hecho Miguel Ángel Recuenco para que sea tan crítico con él?

No ha hecho nada. Desde un punto de vista personal, aunque cueste creerlo, critico a los compañeros de otros partidos por labores estríctamente políticas. Es verdad que cuando estás en un municipio y se termina encontrando tantas veces es difícil deslindar lo político y de lo personal y hay veces que se traslada incluso a lo personal.

No tengo nada personal contra el portavoz del PP, pero me hago cruces cuando veo el buenrollismo que tiene con el PSOE; parece que comparten sede en Leganés

No tengo nada personal contra nadie de la corporación, políticamente sí. Si Santiago Llorente es un fraude para sus votantes y los vecinos que confiaron en él, Recuenco es un fraude para los ciudadanos, no los que le votaron porque él no se presentó, o votantes conservador o clásico del PP. Me hago cruces cuando veo el buenrollismo, esos abrazos.. En fin es que el PP y el PSOE en Leganés parece que tienen la misma sede.

Críticas a Martín de la Sierra

¿Tienen ustedes en el punto de mira permanente al concejal socialista Luis Martín de la Sierra y a su entorno?

No. Solo de su gestión. Cuando varias veces al Pleno, y por razones de su gestión, ha sido reprobado  y pedida su dimisión por toda la cámara, menos lo que es el gobierno, es que su gestión es lamentable. Desde los Festejos, lo que toque, es un concejal Atila. Que un político se lo lleve a lo personal las críticas políticas es que es un mal político. Yo no he gobernado nunca y recibo muchas críticas y alguna de barbaridades en las que hay que reírse con familia y amigos.

Luis Martín de la Sierra es el ‘concejal Atila’; Festejos, lo que toque…

El Señor Martín de la Sierra hace una labor muy negativa y hay que decirlo. Además, él y su círculo llevan a cabo acciones que no son correctas. Podemos hablar de la situación del restaurante de su pareja en Fuente Honda, donde hubo que desmontar la carpa que era fija. No por ser la “mujer de”. Pero no es solo su caso. Hay gente que se lo toma a la tremenda y como algo personal y solo se trata de hacer las cosas bien. Y dicen que todo es una crítica.

Aquí no se viene a hacer amigos. Unión por Leganés tenía amigos antes de la política y en política es difícil hacer amigos si haces una buena labor, cuando alguien dice una palabra y no ha molestado a nadie es que no ha dicho nada.

 ¿Se ve como futuro alcalde de la ciudad?

Sí. Me veo desde hace tiempo.

¿Tiene equipo para serlo?

Durante un tiempo considerado que podía ser una especie de solista que intentaba tocar con todos los instrumetnos del grupo y ahora creo que soy una especie de director de orquesta. Tengo unos grandes compañeros que saben hacer muy bien su trabajo. Eso lo percibe la ciudadanía que ve como he pasado de ser el típico jugador-entrenador-presidente que hay en los clubes modestos, casi al papel de director deportivo porque se ha hecho un equipo muy solvente.

 ¿Va a trabajar  lo que queda de mandato como oposición o como futuro alcalde?

Son cuatro años de mandato y todo tiene unas fases. Es como en el Tour, no se está igual la primera, la segunda o la tercera semana. Donde hay que llegar bien es a la tercera semana que es donde se decide. Como decía Luis Aragonés donde se dicen los campeonatos es en las últimas diez jornadas de Liga.

Nuestro planteamiento es llegar bien al final. Consideramos que hay que ir visibilizando al ciudadano, no ya que somos los líderes de la oposición, que es innegable, y que somos los que mejor denunciamos y los que ponemos el dedo en el ojo y radiografíamos lo que pasa en la ciudad, sino que vamos a ser los mejores en curar las enfermedades de la ciudad. En ese sentido hay que pasar de descriptor a prescriptor. Lo seguimos teniendo ahora, pero quizás que no sea el momento, porque podría parecer hasta presuntuoso que empecemos a hablar así faltando año y medio.

Vamos a intentar convecer a los ciudadanos para que salgan del círculo PSOE-PP-PSOE

Ser el alcalde va a depender de los ciudadanos y vamos a intentar convencer a los ciudadanos para que esta ciudad dé el cambio que necesita para salir del círculo: el PSOE lo hace mal, votan al PP y viceversa. Unión por Leganés ha sido como el Depor, yo me veo ganando la Liga. Las ultimas elecciones fue como el penalti de Djukic, por un penalti no hemos sido alcalde, pero estoy convencido de que será así.

Ha conocido 70 concejales que no eran de ULEG desde que usted logró su primer acta en 2007. ¿Quién ha sido el mejor?

Creo que Miguel Fernández Gil. Siempre me pareció una persona muy profesional, muy correcta en sus planteamientos, siempre en su sitio. Podía discrepar en sus actuaciones, pero me pareció un concejal correcto. Cada nueva hornada de concejales me ha parecido peor que la anterior. Veo el gobierno actual y veo determinados tenientes de alcalde y me provoca mucho temor de que esas personas estén al frente de una ciudad que maneje 160 millones de presupuesto.

Ahora mismo José Luis Pérez Ráez me parece a la altura de Rooswelt, de Churchill de un gran estadista de lo que ha venido después.

 el test de delgadoEL TEST…

– ¿Quién es Carlos Delgado?

Un vecino de Leganés que intenta hacer lo mejor por su pueblo.

– ¿Cuál es su profesión?

Ahora mismo político y concejal, pero me siento abogado y periodista.

– ¿Sus aficiones?

No soy muy revolucionario. Me gusta hacer deporte, aunque como se puede ver tampoco mucho, pero últimamente más verlo. También la lectura.

– ¿Es más madridista o pepinero?

Voy a ser políticamente incorrecto. Hasta ahora soy más madridista, pero cada vez se va igualando más a lo de pepinero.

– ¿Ideología?

Creo que se pueden hacer las cosas bien sin pensar en etiquetas y sin pensar en izquierdas o derechas. Profundamente demócrata. Creo en el mérito y la capacidad como principios y que cada uno llegue donde su talento y su esfuerzo le diga.

– ¿Qué es para usted ser político?

Alguien que está volcado en el servicio público.

– ¿Un libro?

Uf. ‘Yo, Claudio’

– ¿Una comida?

La paella de mi madre.

– ¿Un lugar donde perderse?

El Parque de Butarque.

– ¿Un personaje con el que te gustaría tomar un café?

De aquí de Leganés, Juan de Austria.

¿Cuál es el defecto que más odia de usted mismo?

Tengo varios, pero no hay que difundirlos que los adversarios los cogen al vuelo. Creo que hay veces que soy demasiado sincero.

– ¿Qué es lo que más le disgusta de su apariencia?

Sabía desde pequeño que no iba a ser ni futbolista del Real Madrid ni modelo, pero un poquito más de pelo no me vendría mal.

– ¿Cuál es su posesión más apreciada?

Las posesiones nunca es lo más apreciado salvo que sea de sentimiento y en ese caso, la familia.

– ¿Su músico favorito?

Los Dire Streets.

– ¿Su color favorito?

El azul y el verde.

-¿Para usted qué es un buen insulto?

Es aquel en el que al que lo recibe se queda masticándolo durante mucho tiempo.

–  ¿De qué color es su alma?

Blanca.

– ¿Cuál es su lema?

Que siempre seas lo que eres.

Publicidad

  • publicidad%20everys%20ok.gif
  • vw-comatrasa.gif
  • publicidad%20golden%20park%20lateral.gif

Secciones