Banner Horizontal
ACTUALIDAD DEPORTES FUTBOL

Leganés-Getafe 0-3: La diestra pepinera fue un siniestro total

  • Los azulones iniciaron las acciones de los tres goles en tres jugadas por  la izquierda de su ataque

  • El Getafe se fue al descanso con un justo y rotundo 0-3 que no tenía pero alguno

Crónica: JUANMA ALAMO // FOTOS: BEA FDEZ. DE AGUSTÍN

17 segundos tardó el Lega en pisar el área azulón. En ese momento del partido no se sabía si iba servir para algo, pero evidentemente era toda una declaración de intenciones de los locales. Algún rapsoda comentarista auguraba un partido con mucho balón aéreo – lo de la bolita mágica de alguno hace bola casi siempre-. Y es que el Getafe en cuatro minutos había dado respuesta dos veces del primer arreón pepinero. En los siguientes 86 le dio un repaso de tomo y lomo.

Desde el principio

En la puesta en escena, en esos momentos en los que todo parecía que se iba a ir ordenando dejó entrever un duelo muy particular entre Bustinza y Cucurella. Duelo que iba a condenar hacia atrás al local porque quería el getafense apretar por ese lado izquierdo cada vez que era posible. Ese primer detalle podía aportar debilidades blanquiazules.

Por esa zona se coló Mata evidenciando, otra vez, todo lo evidenciable. Cuando decidió disparar lo hizo y el balón acabó en el saque de esquina. Se había construido medio gol. Faltaba ver si caía el otro medio. Desde la esquina balón al centro de la defensa pepinera, tres centrales y fue a hacer la marca el más pequeño, Bustinza. Meritorio lo intentando, criticable lo de los otros tres. Testarazo de Cabrera solo en el punto de penalti y a los diez minutos el derbi se ponía azulón. Más allá del gol, Bordalás le estaba dando un repaso serio a Aguirre.

Un martirio

Lo de la diestra pepinera iba camino de noche siniestra. Nueve minutos después seguía el martirio por la misma zona. Un saque de banda sin ningún peligro, un balón a Cucurella, un centro de éste sin oposición alguna… Un lateral derecho que llega por detrás de la defensa y remata de cabeza (sí, otra vez) entre tanta gente y dejó Butarque sin  muchas  ganas de fiesta. A los 20 minutos, Bordalás había puesto en evidencia todas las debilidades pepineras. Igual, y solo igual, él sí tenía más que estudiados todos los puntos flacos locales.

El Lega tenía la obligación de despertar. Era difícil intuir cómo, pero tenía que hacerlo. La grada reclamaba a los suyos algo más que nada, con poco valía. Y el ánimo volvió con un remate de Carrillo que Soria mandó a córner. Menos es nada. Y la nada lo había sido todo. Y la noche iba a caer sobre Butarque con una dureza tremenda. Otro renglón más en la siniestra noche de la diestra traía el 0-3.

Si pueden ponerle a los cadetes, infantiles y alevines el tercer gol del Getafe, enséñenles todo eso que no se debe hacer. Un lío de órdago, un futbolista listo que se lleva el balón, Molina. Llega al área, decide qué hacer, puede barrer al portero y elige a uno ¡de los dos! Compañeros que estaban solos en el segundo palo. Les prometo que se tarda  más en leer lo que pasó que en verlo. Mata dejaba el derbi cerrado en el minuto 32. Y ya veremos si no dejó alguna cosa más. Butarque, la grada, no merecía ese castigo. El equipo, sin duda, tenía lo que merecía.

Segundo acto

La primera solución que propuso  Aguirre fue meter a Recio (vaya marrón). Había 45 minutos para soñar, pero los milagros rara vez suceden, y menos cuando la fe está más en el himno que en otro sitio. La siguiente búsqueda de soluciones fue la entrada de Arnáiz y la salida de Roque Mesa. La intención parecía darle refresco a un centro del campo que había dominado de cabo a rabo el Getafe. No tenía la cosa pinta de cambiar.

El Getafe tenía el partido en sus manos, en sus pies y en su cabeza. El  Lega, por aquello de la dignidad, no podía firmar la rendición por las buenas y al menos debía dar la cara. Corría el riesgo de que el castigo pudiese ser aún peor. A esas horas de partido el rapsoda comentarista ya veía otro partido distinto al que su bola mágica había visto. En el ecuador de la segunda parte estaba todo, al menos lo parecía, liquidado.

El Lega tendrá que volver a medir sus cuentas (las deportivas), las otras saldrán seguro, y después de la marcha de En-Nesyri saldrán más. Cada cual ha de saber con que cuentas duerme más tranquilo. Butarque debió escuchar el castigo del cántico visitante: ¡A Segunda, oe; a Segunda, oe! Algunos, muchos, habían dejado la grada bastante vacía. No vieron como Mata no hacía el 0-4 por un pelo y dignidad de Cuéllar. La grada de animación seguía ondeando banderas. Cuanto queda que aprender.

LALIGA (Jornada 19ª)

CD LEGANÉS, 0; GETAFE CF., 3

CD LEGANÉS: 1. Cuéllar; 15. Rodri Tarin (8. Recio, 45’) 4. Omerou, 5. J. Silva; 3. Bustinza, 27. Óscar, 21. Rubén Pérez, 6. Roque Mesa (10. Arnaiz, 56’) 24. Rodrigues (19. Ruibal, 76’) 18. Guido y 7. Braithwaite.

GETAFE CF.: 13. David Soria; 22. Damián, 2. Djene, 6. Cabrera, 17. Oliveira; 12. Nyom (5. Eterno, 30’), 20. Maksimovic, 18. Arambarri, 15. Cucurella (21. Fajar, 89’)  19. Molina (26. Hugo Duro, 84’) y 7. Mata.

ÁRBITRO: Estrada Fernández (Colegio Catalán). Amonestó a los locales Roque Mesa (53′), Braithwaite (55’), Arnaiz (65’), Recio (75’), Rubén Pérez (91’) y Jonathan Silva (91′)  y  a los visitantes Nyom (14’), Maksimovic (63’), Mata (72’).

INCIDENCIAS: Estadio Municipal de Butarque. 11.450 espectadores.

GOLES: 0-1 (11’) Cabrera remata de cabeza la salida de un córner en el punto de penalti. 0-2 (20’) Nyom de cabeza tras centro de Cucurella. 0-3 (32’) Mata, tras centro de Molina después de una jugada personal.

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones