Banner Horizontal
OPINIÓN

La firma (20): “Mañana, seguramente, será otro día”

Banner Horizontal

Vicente-Gordillo-Carmona

Por Vicente Gordillo Carmona
Cuelga con orgullo en su casa la medalla de plata de la ciudad que le fue otorgada hace unos años. Es Policía Nacional, trabaja en la oficina del Defensor del Pueblo, periodista ‘hiperlocal’ y activista vecinal. Nacido en 1959, su capacidad para la recopilación de documentación es constante. Ello le permite ser uno de los grandes compiladores de archivos de la ciudad.

España, que no deja de ser una tarta dividida en porciones desiguales, se va acercando al abismo del desastre generacional a pasos de gigante, como la desunida Europa. Lo afirmo porque nuestros adolescentes, jóvenes y no tan jóvenes, vienen desde hace ya demasiado tiempo mal viviendo sumidos en un sin futuro provocado por la anulación del protagonismo que les corresponde mediante un depredador sistema de recorte de oportunidades para los mismos de siempre: hijos de la clase obrera productiva, en tanto las escalonadas clases acomodadas del sistema, y por sistema, continúan vistiendo de nepotismo a sus familiares, amigos y allegados.

Desempleo, fracaso educativo, explotación laboral consentida -que en muchos miles de casos raya el esclavismo-, sumado a la connivencia gobierno/patronal y a la indefensión sindical, entre otras causas, han dejado al borde del abismo y con los pies colgando a una buena parte de nuestro futuro: los jóvenes.

Ilustres vividores representantes y ex representantes de las distintas instituciones de nuestro Estado del “Malestar” en el que actualmente sobrevivimos, continúan viviendo la vida alegre según critican con toda verdad y razonamiento de clase soberana trabajadora las voces nicasianas protagonistas cada día en el mercado del barrio, en la barra de un bar o cafetería leganense, o en la de cualquier otro municipio o distrito capitalino; esa entredicha justicia que mide con distinto rasero a cientos de miles de parias de nuestras ciudades por el hecho de agenciarse ‘la gallina’ de un conciudadano cualquiera al no tener más oportunidad de acallar la voz del estómago de sus familiares (que cuando la necesidad aprieta, ni la gallina del vecino se respeta), frente al hipócrita escapismo legalizado y perpetuado en el tiempo, que privilegia a familias que no saben más de la gallina que su producto: los huevos por huevos, o la manta comienza a deshilacharse, caiga quién caiga.

‘Al que da consejos no le duele la cabeza’, dice un proverbio italiano; al que dice lo que siente sin prejuicio alguno, y sin esperar favores, se le serena el alma y se agencia enemistades

“Al que da consejos no le duele la cabeza”, dice un proverbio italiano; como también, por propia experiencia, me atrevo a dar por sentado que al que dice lo que siente sin perjuicio alguno y sin esperar favores, se le serena el alma al tiempo que se agencia enemistades indeseadas. Hoy mi ración de libertad de expresión se ha resarcido de mucho espacio de tiempo en silencio “cómplice” ¿?

Muchos otr@s en este y otros municipios de este país aún llamado España, hemos vivido el rechazo político interesado por el hecho de haber sido jóvenes sin adoctrinar, aún habiendo luchado con unos y otros por causas comunes, independientemente de partidos políticos o sesgadas ideologías. Sólo el fin importaba y continúa siendo el referente para ofertar nuestra colaboración.

No siempre llueve a gusto de todos, pero la lluvia nos moja y empapa a todos por igual si nos sorprende desprotegidos en un descampado y sin paraguas. Y a veces ni con él, si Eolo: dios del viento, se alía con ella para convertirnos en iguales ante la indefensión por y simplemente, nuestra naturaleza humana. A las pruebas me remito, colocando en el pedestal de la Democracia a la ambigua justicia, que nunca, en la historia del mundo, fue igual para todos, porque jamás fue independiente.

Y no sólo me refiero a esa señora del fiel y la balanza de la que todos comentamos, opinamos y nos desencantamos escuchando en los informativos televisivos mediatizados o en la prensa de cada día nombrando a políticos escapistas de todo tipo, partidos/partidos, o idiosincrasias de escaparate. Sí, de esa justicia que no distingue entre leyes y compasión. Parca Justicia.

Shakespeare, que vivió adelantado a su tiempo, dejó escrito que: “los ancianos desconfían de la juventud porque antes también fueron jóvenes”.

Me niego a la aceptación del paralelismo: Juventud-Sumisión.

Seguimos esperando tanto de vosotr@s…

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones

Destacado