Banner Horizontal
ACTUALIDAD DEPORTES FUTBOL LEGA

Levante-Leganés (2-0): Zasca a la racha pepinera y guantazo a la ilusión blanquiazul

  • Antes de llegar a la media hora de partido, los pepineros ya habían encajado dos goles

  • El Levante aprovechó la debilidad por el lado derecho y Aguirre dejó en el vestuario a Rosales en el descanso

Crónica de @juama_alamo

El Leganés, especialmente sus incondicionales desplazados a Valencia de forma masiva, recibieron un zasca en la racha que llevaban y un importante guantazo a la ilusión que les mantiene más que vivos en la lucha por mantenerse en Primera división. Los de Aguirre pagaron muy caras dos debilidades defensivas en la primera mitad y su propuesta posterior no fue suficiente.

Tardó algún tiempo en verse con claridad cómo defendía el Lega por el lado izquierdo. Si eran cinco o cuatro y si Rodrigues era el quinto de la defensa o el cuarto de los centrocampistas. Por más que intentaba uno echarle un ojo al galgo a veces parecía una cosa y a veces parecía otra. Algo que pude parecer baladí era muy importante porque, sin duda, iba a ser una declaración de intenciones. La duda se resolvió antes de los cinco minutos: eran cinco detrás. Lo de siempre.

Y con lo de siempre había que arar. La gran novedad en el once, más allá de la duda, fue el retorno de Guerrero a la titularidad. El ‘hijo pródigo’ fue alineado por Aguirre entre los once elegidos para arrancar el compromiso. La opción, sin duda, liberaba de peso a Braithwaite y podía ofrecer (a falta de confirmación) más recursos al danés y más carga de peso ofensivo a los pepineros.

Cambio de planes

El Levante tomó el control, el mando y el balón. Al Leganés le valía con desmontar cada una de las tres cosas con paciencia, orden y serenidad. Aguirre ha demostrado ya en multitud de ocasiones (la de la Real fue la más palmaria) que los partidos duran hasta que llega el pitido final. Y eso significa que cuanto menos te compliques más fácil es que puedas acabar sumando los puntos. Por eso lo de consumir la paciencia del rival con orden y serenidad sirve. Incluso hasta cuando Rochina bota un saque de esquina envenenado que iba hacia dentro y no lo fue gracias a Soriano.

El primer aviso tuvo un segundo que desbarató el plan inicial. El Levante salió en oleada por el lado derecho de la defensa pepinera. La combinación de Toño a Bardhi es digna de ser alabada. El balón había llegado al fin del campo. Había dos opciones un buen o un mal centro. Bardhi se inventó un centro inmejorable al centro del área, al espacio en el que el Leganés debería estar requetearmado con tres centrales, pero mira por donde que Rochina agarró un disparo que dejó en modo estatua a todos, incluido Soriano. Casi 20 minutos y el Lega remaba con viento de cara.

De mal en peor

Y como si algo va mal puede ir peor, mientras Aguirre intentaba encontrar alguna solución a la situación que se había planteado, mientras el Levante estaba acurrucado en la observación de las soluciones que buscaba el Leganés, mientras la grada empezaba a mirar con preocupación… Zasca en la línea de flotación de la ilusión pepinera. 

Otra vez un balón por el lado izquierdo, en esta ocasión ‘el cartero’ fue Toño. Un centro al mismo corazón del área. A bote pronto, y sin repetición me atrevería a asegurar que había seis jugadores del Leganés. Aparece como caído de un platillo volante Roger. Agarra una volea y manda perpendicular el balón a la jaula de Soriano. Sin comérselo ni bebérselo el Lega llegaba a los 30 minutos de partido perdiendo 2-0. El viento de cara había crecido en nudos. Amenazaba temporal.

Errores calcados

Lo más ‘cabreante’ de todo es que el Levante le había hecho al Leganés por el lado derecho pepinero exactamente lo mismo que le hizo el Getafe por el lado izquierdo. Y esos agujeros son, o deben ser, absolutamente previsibles en el fútbol profesional. Hay aciertos que tienen más que ver con los errores ajenos que con el atino propio. Y así, con eso sorprendente 2-0, se fue el Lega al vestuario.

En este caso si hubo respuesta. Rosales fue el sacrificado, condenado y apuntado. Abandonó el césped en el descanso y entró Aitor Rubial. Otra vez, como en el arranque del partido, había que ver si suponía un cambio de sistema o no. En este caso la duda se resolvió muchos segundos antes. Solo era un cambio de cromos: un sacrificio, necesario pero un sacrificio. Con esa modificación nació la segunda mitad.

Cambio de aspecto

Manda la sinceridad que emanaba de la actitud diferente que parecía exhibir el Leganés en el arranque de la segunda parte. Era una situación esperable que el Lega apretará la intensidad ofensiva. Entre otras cosas porque a la fuerza ahorcan. Aguirre sabe que queda mucho, pero también que el mucho es menos mucho cuanto más ajustado esté. Y la cosa, aunque está sin definir claramente, parece que va a ser cosa de cinco, seis a lo sumo.

Antes de cumplirse los 15 minutos del segundo tiempo, el Lega dio el primer síntoma ofensivo. Un remate de cabeza de Braithwaite. Al menos dejaba de dar el encefalograma plano y la línea tenía su primer diente de sierra. Tras casi una hora en modo desapercibido llegó el momento de sacar del campo a Guerrero. Aguirre de nuevo optó por el cambio de cromos, y nada más. Assalé se estrenó con los pepineros. El campeón de la Copa de África de 2015 con Costa de Marfil se sumaba a la larguísima lista de novedades pepineros.

Más presión…

Por lógica, la presión suele ser el primer síntoma que lleve a las ocasiones en el fútbol. El Lega había subido la temperatura de dicha presión y el partido estaba mucho más tiempo en el terreno de los de Paco López que en el propio. Pero la cosa se quedaba solo en eso. Que no era poco y podía servir como principio de algo. Y una acción desafortunada paralizó lo que ocurría. Un cabezazo mutuo Ruibal-Omerou  acabó con los dos en el suelo con sendas cejas abiertas. El testarazo mutuo fue de órdago.

Y es que no había más. El recurso de Aguirre, para los últimos minutos fue dar entrada a Siovas. ¿Había algo más ofensivo en el banco? Lo había. Pero Omerou tenía un golpetazo y una amarilla. El Levante tenía todo bajo control. Más pudo tenerlo si hubiese aprovechado Borja Mayoral un mano a mano con Soriano en la que el portero estuvo mucho más acertado que el delantero.

El Leganés estaba ‘picando’ todos los billetes de su bono-bus de la desesperación. Y para aumentar los nervios, el técnico local metió en el campo a José Luis Morales. Velocidad de crucero granota para los últimos momentos del encuentro. Velocidad de respuesta del Leganés que, otra vez Braithwaite, encontró un balón vertical cuyo centro desbarató Aitor. Momento en el que uno reflexiona porque el Leganés busca delanteros en lugar de otorgar extrema confianza a un profesional de la talla del danés.

Solo ver rematar de cabeza a Oscar, justo antes de llegar al tiempo reglamentado, da muestra de cómo fue la cosa. Recuerdo lo de reglamentado porque para el reglamentario había que esperar todavía ocho minutos más. Esa fue la prolongación, lógica y disparatada. Primero el portero granota salvó a su equipo de recibir el gol tras un remate a bocajarro de Assalé. Medio minuto después fue Soriano el que tiro al bulto de Soriano.  Luego, Rubén Vezo le hizo una entrada a Assalé digna de estudio. Y así se llegó a un final al Lega le va a sentar muy mal. No olviden este partido.

LALIGA (Jornada 23ª)

LEVANTE UD, ; CD LEGANÉS,

LEVANTE UD: 13. Aitor Fdez; 20. Jorge Miramón, 15. Postigo, 14. Rubén Bezo, 3. Toño García; 16. Rochina (6. Duarte, 87′) , 24. Campaña, 17. Vukcevic, 10. Bardhi; 21. Borja Mayoral  (36. Pablo Martínez, 92′) y 9. Roger (11. Morales, 79′).

CD LEGANÉS: 13. Juan Soriano; 16. Rosales (19. Aitor R. 46′), 3. Bustinza, 4. Omeruo (22. Siovas, 75′), 5. J. Silva; 6. Roque Mesa, 8. Recio, 27. Óscar, 24. Rodrigues; 7. Braithwaite y 9. Guerrero (20. Assalé, 59′).

ÁRBITRO: González González (Castellano-Leonés). Amonestó a los locales Vukcevic (32′), Borja Mayoral (55′) y a los  visitantes Omerou (22′), Bustinza (41′), Rodrigues (48′).

GOLES: 1-o (19′) Rochina de tiro cruzado en el área tras centro desde el lado izquierdo de Bardhi. 2-‘ (28’) Roger remata de volea tras un centro de Toño en el punto de penalti.

INCIDENCIAS: Estadio Ciutat de Valencia.

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones