ACTUALIDAD OPINIÓN

EDITORIAL 43: “‘Monopolyo’ pepinero de las gasolineras” en Leganés

La diligencia de un juzgado de Leganés, vinculada a una denuncia presentada por dos empresas del sector de las gasolineras, contra 17 personas o entidades vinculadas al sector, a la política local y funcionarios del Ayuntamiento, ha generado un pequeñísimo haz de luz en una de la cajas más negras de la historia de Leganés. En torno a este sector hay muchas cosas que ‘la gente común’ no ha sido capaz de entender nunca, sin información. Pero es que cuanta más información se ha generado alrededor de este asunto menos se entiende lo ocurrido en nuestra ciudad.

Detrás de la excusa de una preventiva seguridad, liberales de pro renunciaron a sus ideales para colaborar en restrictivas ordenanzas que los Tribunales tumbaron. Mesas de trabajo (cuyas actas de conclusiones ahora piden los Juzgados) con empresarios cuya “experiencia” se aportaba en la elaboración de dichas conclusiones. Convenios que, más allá de que sean o no legales puesto que su ilegalidad se desconoce, se incumplen de manera sistemática perjudicando a los intereses del Ayuntamiento y beneficiando a… ¿?

La diligencia de un Juzgado por una denuncia contra 17 personas o entidades abre un pequeño haz de luz

El juego de intereses del sector de las gasolineras desarrollado en esta ciudad durante muchos años, con las pantallas y excusas que hayan querido contar a quien se las haya querido creer, queda manifestado en la palmaria evidencia de que los leganenses no hemos podido acceder en nuestra localidad a estaciones de servicio de bajo coste.

Y no será por falta de estaciones de servicio o de surtidores. Somos una ciudad con dos gasolineras en mitad de las calles y hasta con un caso digno de “estudio científico”: la mitosis (duplicación) de la gasolinera la Ciudad del Automóvil. Donde había una, hay dos. A pesar de la facilidad con la que ocurren fenómenos poco normales en 2018, cualquier vecino de esta ciudad, hoy sigue sin poder llenar su depósito en Leganés a bajo coste.

A fecha de hoy, los leganenses sigue sin poder llenar sus depósitos en la ciudad en un surtidor de bajo coste

La tropelía cometida contra el bolsillo de los leganenses es lo que subyace en el fondo de esa denuncia, que podía haber quedado en la inadmisión pero no ha sido así. Dos empresas entendieron vulnerados sus derechos y quieren algo tan elemental como “que se haga justicia”. Más allá de las pérdidas que hayan podido tener, y que en muchas casos no serán reparables, lo que quieren es que un juez revise, juzgue y aplique Justicia en su caso particular.

Las derivadas de la denuncia son imposibles de analizar en este momento. Por ese mismo deseo de Justicia habrá que esperar a que el Juez decida, una vez revisada la documentación pedida al Ayuntamiento, cuál es la gravedad, si existe, de los hechos denunciados. En otro tiempo, en otro momento, estaríamos ante el mayor escándalo en la historia democrática de Leganés. En este, más allá de la Justicia reclamada, el sentido común exige más porque el daño sería irreparable: prudencia.

Ampliciación en web: Solo Leganemos ha cogido este toro por los cuernos y de cara durante la presente legislatura liderando, o intentándolo al menos, las acciones tanto políticas como judiciales, a las que el resto de formaciones políticas se han ido adheriendo con menor o mayor gusto… ¿o era susto? Noticias, comparecencias, comisiones de investigación, amenazas de denuncias en Fiscalía. Todo es cosa de ellos. ¿Cómo era aquello de porqué…?

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones