OPINIÓN

Editorial 45: ¿PGOU o pedal…? Esa es la cuestión

Vaya por delante que cuando una ciudad se queda ‘atrancada’ en si misma se hace necesario un replanteamiento general de la forma de ‘desatrancarla’. Normalmente suele ser el sentido común el que suele hacer semejante trabajo, pero a falta del menos común de los sentidos (que no pasa por estar entre los cinco ni ser precisamente el sexto) suelen ser los pensantes con sesera los llamados a dar soluciones necesarias para salir del atolladero.

La duda ‘hamtleriana’ derivada del soliloquio de la obra del inmortal William Shakespeare llevada al día a día de nuestra ciudad coloca en el lugar exacto a nuestros políticos. Cuando una sociedad no tiene cubierto lo más básico, no parece lo más adecuado que los que han de solucionarle su vida se dediquen a causas más altas, cual Quijotes enloquecidos.

Es evidente, casi palmario, que Leganés necesita un nuevo Plan General de Ordenación Urbana (esas son las siglas de PGOU) que regule en un papel el futuro de la ciudad. Esa afirmación no admite discusión posible, porque los que entienden de la materia aseguran que así es.

Cuando una sociedad no tiene cubierto lo más básico, no parece lo más adecuado dedicarse a causas de más enjundia

Lo que ponen en duda los razonables escépticos es si ese papel que decidirá el cuándo, el dónde y el cómo crecerá Leganés, llevará incluido también el desarrollo del resto de ámbitos (sociales, empresariales, tecnológicos, medio ambientales) o se limitará a establecer las líneas maestras de nuevos desarrollos urbanísticos.

Lo que pone en duda también, en este caso el sentido común, es si en esos nuevos desarrollos la recogida de basura se hará con pedal o sin él. Lo que está claro es que se hace necesaria una “gran sentada” para conocer qué Leganés es el que quieren los vecinos, las entidades, los empresarios… Y cuál están dispuestos a alcanzar nuestros políticos. De ahí la cuestión de PGOU o pedal. Los dos son necesarios. ¿Cuál es el más urgente?

Leganés ya fue pionera en evitar un pacto a tres para evitar un gobierno en exigua minoría: el actual

Por otro lado, el banderazo de salida para las próximas Elecciones Municipales está dado. La carrera acaba de empezar estos días. La línea de meta se pasará allá por el 26 de mayo en torno a las diez y media de la noche. No tengan prisa, la política se ha convertido otra vez en este país en algo apasionante, si es capaz de mirarse desde la cabeza y no desde el corazón e incluso desde el nacimiento de los genitales.

Leganés es una ciudad especial (la palabra exacta es anómala) hasta para asuntos políticos. El osado que se atreva a atisbar lo más parecido a un posible indicio de resultado de las elecciones será pasaportado, dicho sea con respeto, a una terapia al José Germain (antes llamado manicomio). Esta ciudad ya fue pionera en lo que han vivido en Andalucía. Aquí no se pusieron de acuerdo tres formaciones (PP, ULEG y C’s) para evitar un gobierno de la izquierda – conocedora de los recovecos pepineros -. ¿Volverán a hacer lo mismo esos tres y, posiblemente un cuarto? Palomitas, palomitas.

Etiquetas

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones

Destacado