OPINIÓN

Editorial 30 (Memoria Histórica): “No es de donde venimos, es a donde vamos”

Cuentan los biógrafos de las personas y los historiadores de la tierra que nos acoge que en el primer encuentro clandestino entre Felipe González y Adolfo Suárez (en el archivo de la sede del PSOE), el sevillano adivirtió al que ya entonces era presidente del gobierno de España: “Venimos de sitios distintos. No va a ser fácil”. Suárez tiró inmediatamente de frase y respondió: “No es de donde venimos, es a donde vamos”. Felipe, según aseguran, le miró y le contesto: “Si de verdad vamos al mismo sitio, yo pondré todo de mi parte”.

Lo que ha pasado en España durante los siguientes 39 años lo hemos conocido y vivido. Si esa conversación que refieren historiadores y biógrafos es tan cierta como se han empeñado en contar, en la respuestas de Adolfo a Felipe está la base del entendimiento sobre el que se ha construido la prosperidad y el progreso. Además, por aprovechamiento de una cuadrilla de golfos, las bases de un sistema estructuralmente podrido en el que llevamos viviendo ya varios años.

La discusión sobre la Memoria Histórica en la ciudad es algo que muchos entendemos como superado

Leganés ha celebrado estos días los 39 años de la Constitución. Escuchando los discursos de cada uno de los portavoces políticos de los partidos que nos representan en el Salón de Plenos, cualquiera diría que viven en ocho realidades diferentes, más allá de ideologías dispares entre las ocho personas que enunciaron sus discuros.

De aquella conversación entre Adolfo y Felipe no quedan ni las preposiciones. Ausencia de contenido esencial que lo es para desgracia de la ciudad y de los ciudadanos que en ella vivimos. En esa ausencia de contenido esencial es donde seguramente se enmarca el debate que sobrevuela la política local desde hace unas semanas: el debate relativo a la aplicación o no de la Ley de Memoria Histórica en Leganés.

Confrontar opiniones

LEGANEWS ha creído conveniente confrontar las opiniones. Especialmente las de aquellos que vivieron las decisiones democráticas desde el gobierno de la ciudad de cambios de nombres de calles en el año 79. Y las de los que están firmemente convencidos de que aún hay más trabajo que hacer en nuestra ciudad en lo relativo a la eliminación de más nombres de calles y plazas.

La decisión del alcalde de no llevarlo a Pleno deja abierta una diferencia entre el gobierno PSOE  e IUCM

Leídos, por adelantado, los argumentos de unos y otros; una vez más la razón está equidistante a ambos. Sus argumentos son tan de peso, unos como otros. Más allá de algún error histórico que cometen en un nombre. Pero no se puede estar, ni en esto ni en nada en la vida, en la equidistancia.

Con el respeto que merece la defensa de cualquier argumento democrático, entendemos que 2017 no es el mejor tiempo (salvo que así lo decidan como lo han decidido los políticos de nuestra ciudad) para embarcarse en un debate que muchos consideramos ya superado, salvo en el caso de las cunetas de ambos bandos, donde no cabe discusión. El alcalde cometió el lunes el error de no llevar a Pleno lo que dictaminó la Comisión de Memoria Histórica minutos antes, alargando los tiempos y abriendo una diferencia en su gobierno (PSOE-IUCM).

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones