ACTUALIDAD AYUNTAMIENTO ENTREVISTAS

Santiago Llorente: “Me consume la burocracia y los pequeños rifirrafes internos en un equipo tan pequeño”

  • El alcalde de Leganés, Santiago Llorente, repasa con LEGANEWS sus tres primeros años de mandato al frente de la ciudad y da las claves de los meses que restan

Pregunta: Aseguró en el debate del estado de la ciudad que Leganés está mejor que hace tres años. ¿En qué o por qué?

Respuesta: Ya expliqué que para mí hay un elemento muy importante, que es la creación de empleo. Ahora mismo hay 4.774 desempleados menos que hace tres años. Yo creo que es un dato magnífico para Leganés. Nunca he dicho que se deba al alcalde ni al Ayuntamiento, porque, evidentemente, quien crea empleo son las empresas, los empresarios, y aquí inciden todas las administraciones: el Gobierno central, el autonómico y creo que el local. Es un excelente dato para la ciudad, por eso es especialmente reseñable. Luego hay cosas de carácter municipal que estarán mejor o estarán peor, pero que haya casi 5.000 vecinos de Leganés que tengan empleo y que antes no lo tenían, es algo muy importante.

P: ¿Es de lo que más orgulloso se siente en estos tres años de mandato?

R: Yo creo que es algo muy bueno. No es una medalla que alguien se deba poner, pero creo que algo habremos incidido. La verdad es que es una buena noticia para Leganés, pero no quiere decir que me sienta especialmente orgulloso, porque tampoco me siento responsable al 100%. Las cosas buenas de la ciudad me alegran. Es como el ascenso del Lega a Primera División: yo no he hecho nada como alcalde para que ascienda, pero me hace sentir orgulloso.

P: Pero sí ha hecho para que luego se mantengan.

R: No lo sé, yo creo que al final he hecho lo que se hace en todos los Ayuntamientos: facilitar la vida de los clubes. Lo hacen todos, Barcelona, Madrid…

P: De todo lo que ha hecho como alcalde ¿qué es lo que menos le ha gustado hacer?

R: No hay ninguna. Me agobia y me preocupa la burocracia, porque todo va muy lento. No hay nada en concreto que pueda decir “qué barbaridad hemos cometido” o “qué decisión más complicada me ha tocado tomar”. Todas las decisiones son complicadas de tomar, pero yo creo que lo que más me preocupa es la lentitud de la administración.

P: Ahora que comienza la cuenta atrás para las elecciones, ¿qué deberes se ha puesto para este año?

R: Desgraciadamente, me gustaría que se acabaran muchas obras, pero no va a ser posible. Aspiro a que en los próximos meses empiecen las grandes obras que hemos planificado, aunque no vamos a terminar ninguna. Me gustaría que empezase la biblioteca central, el Manuel Cadenas, el centro de mayores de El Carrascal, el polideportivo Europa y hacer obras en colegios. Me hubiese gustado inaugurarlas, por supuesto, porque a todo el mundo le gusta ver su trabajo terminado, pero no va a ser posible. Seguramente será el próximo Gobierno el que lo inaugure, pero lo importante es que se ha lanzado todo el trabajo.

“No me he quitado un peso de encima con la adjudicación de la obra de la Biblioteca porque no ha empezado”

P: Usted dijo que no quería ser alcalde para cortar cintas, sino para que las cosas se hicieran.

R: He cortado alguna cinta, pero de obras planificadas por el anterior Gobierno. Eso es así. Yo inauguré un plan de asfalto en el Polígono de San José de Valderas, y no la planeamos nosotros, pero terminó en esta legislatura, o, por ejemplo, la reforma de los vestuarios de El Carrascal. Alguna hemos terminado, pero son cosas que van pasando de una legislatura a otra. Hemos intentado ir rápido en algunas cosas, pero hemos ido más lento de lo previsto. Vamos a empezar las obras y seguramente el día de las elecciones faltará poco para acabar, pero se inaugurará el verano que viene.

P: A propósito de esto. ¿Tiene la sensación de que falta responsabilidad política en algunos partidos de la oposición en cuanto a pensar en la ciudad y no a pensar en ellos?

R: Nos pasa a todos. En algunos, el problema es más grave, pero todos tenemos intereses partidistas, y en algunos casos, anteponemos esos intereses. Al final de la legislatura más. Cuando se acercan las elecciones, todo el mundo quiere diferenciarse del partido de al lado. Nosotros también, no somos inmunes a ese problema. Si yo estuviera en la oposición, seguramente estaría haciendo lo mismo que hacen otros partidos. Tenemos un grave problema en España de falta de visión de Estado, de municipio. Parece que, si no somos beligerantes con el Gobierno, hacemos mal ese papel de oposición. Lo que pasa es que hay unos partidos que han estado dos años de guerra y dos años de acuerdos, otros tres años de acuerdos y uno de guerra y otros, como ULEG, que ha estado cuatro años de peleas. El Gobierno no se puede equivocar en todo, alguna cosa haremos bien. Es difícil no ponerse de acuerdo en nada. Con el resto, hemos tenido momentos de mayor o menor entendimiento, pero les quiero dar las gracias al Partido Popular, a Ciudadanos, a Leganemos por esas oportunidades que nos han dado para poder sacar cosas adelante. Hay otros momentos en los que han sido partidistas, aunque sinceramente digo que, si hubiera estado yo en la oposición, habría hecho algo parecido.

P: ¿Está tirando puentes de cara a lo que viene después de mayo de 2019?

R: Sí, sí. Con quien te has sentado y has encontrado un acuerdo, pues es más fácil pensar en el futuro, que con el que te sientas y jamás has llegado a ningún acuerdo.

P: ¿Se ha quitado un peso de encima con la adjudicación de la biblioteca central?

R: Es parte de un proceso. Conozco los procesos de contratación, sé que son muy largos, entonces sé que todo forma parte de un proceso y no me ha quitado un peso, porque todavía no se ha empezado la obra. Todavía nos queda, al ser un contrato grande, notificar a todas las partes, a todos los que se han presentado a la adjudicación, dejar pasar 15 días, por si hay que recurrir, firmar el contrato, firmar el replanteo… todavía quedan muchos hitos hasta que empiece la obra. Espero que la obra empiece en septiembre y es una obra compleja, y va a llevar sus procesos, porque habrá problemas con la constructora, porque es una obra de rehabilitación y habrá alguna cosa que no está bien formulada en el proyecto. No es lo mismo hacer un edificio nuevo que reformar uno al que le han robado los cables y no sabemos muy bien qué tipo de destrozo se le ha hecho en el interior de las paredes. Me gustaría ver la obra terminada. El día que haya que cortar la cinta (a quien le toque), será un día importante.

P: ¿Le gustaría abrir la puerta de la biblioteca como alcalde?

R: Claro que me gustaría.

P: ¿Cree que habrá presupuestos antes de que acabe el mandato?

R: Quiero pensar que sí. Ahora mismo es más posible que hace dos años.

P: ¿Por qué siguen los contenedores de la ciudad sin pedal?

R: El pliego de condiciones a través del cual se colocaron los contenedores tiene alguna laguna. Entre esas lagunas, estaba que no venía pedal. Entonces, tenemos que poner en marcha algún mecanismo para contratar, ahora después, esos pedales. En eso estamos, en la burocracia de contratar la instalación de los pedales.

P: ¿Entiende el alcalde que cuando un vecino pasa por el Cadenas piense que es una obra fantasma o que alguno tema que pase lo mismo que pasó con Solagua?

R: Sí, pero vamos, yo he visto más obras fantasmas. Desgraciadamente no es la primera obra que se queda parada, ni la única. Hay que acordarse de los problemas que tuvimos para construir el Centro Cultural José Saramago. Tardamos una década también por un proceso de licitación que se quedó desierto, un problema con una constructora. Es decir, no es nuevo que existan problemas en la contratación pública, porque determinadas constructoras no terminan su trabajo. Cuando uno licita una autopista de 200 kilómetros se presentan las grandes constructoras del país, que son las grandes constructoras del mundo. Suelen terminar las obras sin ningún problema, pero a las obras pequeñas de los municipios, suelen venir constructoras más pequeñas que a veces tienen problemas financieros.

P: Al alcalde, ¿qué le ha dado más quebraderos de cabeza, La Cubierta o los árboles?

R: ¿La Cubierta o los árboles? La Cubierta es un problema recurrente en la ciudad y tenemos los mismos problemas hoy que hace diez años. Lo de los árboles es un problema que irá a más. Tenemos una masa forestal muy importante en la ciudad, los árboles cada vez son más antiguos, hay problemas de sequía en estas ciudades y seguramente será un problema que vaya a más.

P: ¿Tiene la sensación de que Solagua es un recurrente político?

R: Sí. Se cerró por falta de demanda. En Leganés hay dos piscinas de verano, una en El Carrascal y otra en La Fortuna, los días que hace mucho calor están saturadas, pero cuando baja un poco la temperatura es una piscina cómoda en la que no hay problemas de demanda. Tenemos más de 100 piscinas privadas en la localidad. Es decir, la Piscina Solagua se construyó en una iniciativa privada, hace ya cuatro décadas casi. Después la compró el Ayuntamiento en una época en la que había poquísimas piscinas privadas. Desde entonces, hasta ahora, la ciudad ha ido evolucionando y hay muchas piscinas privadas, por lo que hay muchos vecinos de Leganés con piscina comunitaria, lo que se ha reducido la demanda sustancialmente. ¿Qué hace falta una instalación deportiva ahí? Con toda seguridad, y en eso coincidimos. Hay suelo público, de uso deportivo y ahí hay que hacer una instalación deportiva grande. ¿Qué la instalación deportiva ha de tener una piscina de verano? Puede ser que sí, pero haciendo una instalación deportiva que se utilice solo en verano es infrautilizar la zona. Hay que construir un polideportivo que dé respuesta a la nueva demanda de los habitantes de Leganés.

P: Lo de la reforma de la Iglesia, para usted, es un charco, un marrón o es algo necesario.

R: Es algo necesario para la ciudad. Es el principal edificio histórico de la ciudad y yo creo que el municipio debe contribuir en su reparación. Pero también entiendo que es un tema sensible para todos aquellos que no comparten esta visión o son laicos y no quieren contribuir a que un edificio propiedad de la Iglesia Católica sea rehabilitado con dinero público. Creo que en este tipo de obras hace falta un gran consenso. No se trata de mayorías, sino un gran consenso. Aquellos que nos manifestamos de acuerdo en subvencionar la obra de reforma tenemos que votar a favor, porque si no, estamos engañando a los vecinos. Si estamos de acuerdo en subvencionar las obras de la Iglesia, lo que hay que hacer es votar sí cuando llegue el expediente y si no queremos votar a favor, es que estamos haciendo un poco de malabarismos políticos.

P: Si mañana le dice en voz alta que ULEG que para desbloquear lo bloqueado, lleve la modificación presupuestaria al Pleno que la votarán a favor… ¿sería un farol o de verdad entendería el alcalde que pudiera pasar?

R: Si se muestran dispuestos a votar a favor, entiendo que hay un gran consenso, entonces llevaría la modificación presupuestaria a votación, claro. Es verdad que ULEG en este caso ha sido sincero en su posición de voto. Si anuncian el voto a favor, es creíble y lo llevaría al pleno.

“Con los partidos de la oposición tienes acuerdos y guerras; salvo con ULEG que todo han sido peleas”

P: ¿Tiene algún sentido que esté condicionando esta reforma aspectos que nada tiene que ver, ya sea por ULEG o por el PP?

R: No lo entiende nadie, y tampoco creo que todo esté condicionado a la Iglesia. En este caso, se anteponen los intereses partidistas, del Partido Popular y de ULEG, que son diferentes. El Partido Popular ha estado apoyando durante tres años una gran parte de las iniciativas que mejoran la vida de nuestros vecinos, y ha llegado el fin de la legislatura y ahora tiene una necesidad de diferenciarse del Gobierno. Sin embargo, ULEG no ha apoyado nunca nada en tres años. Hay que diferenciar entre esas posiciones. Están juntos en la posición de veto actual, pero no revueltos.

P: Sigue usted pareciendo un hombre tranquilo, pero en estos 36 meses, ¿qué le ha sacado de quicio?

R: Pocas cosas, la verdad. Me consume la burocracia y las pequeñas peleas o rifirrafes internos en un equipo tan pequeño. Las peleas internas, al final, sí que me quitan el sueño. La oposición, cuando vimos los resultados de las elecciones, sabíamos que iba a ser una legislatura complicada y nos conocemos todos, sabemos lo que da de sí cada uno. La legislatura tan complicada o la oposición tan dura a la que nos ha sometido ULEG no es nada nuevo, ya lo hizo con los anteriores alcaldes.

P: ¿El lío burocrático más ‘gordo’ de esta ciudad ha sido lo de los colegios?

R: Sí, porque no depende solo de nosotros. Por ejemplo, la Biblioteca Central es un tema nuestro, del ayuntamiento, la responsabilidad es estrictamente nuestra. Sin embargo, con los colegios tenemos un problema competencial, entre medias hay otra administración mucho más grande que nosotros. Ya no solo se trata de poder utilizar el dinero municipal, sino que autorice esa administración a hacer las obras. Es mucho más complejo.

P: ¿Están en el camino de solucionar ese tema?

R: Sí. Estoy convencido de que sí. El AMPA del Miguel de Cervantes y algunos más organizaron una manifestación reclamando esas obras en su colegio. Esa misma noche, en un receso del Pleno, me reuní unos minutos con ellos y tuvimos una discusión agria, porque yo les decía que ese día no tenía ninguna solución para contarles. Estábamos ante un problema jurídico que no sabíamos cómo resolver. Sin embargo, unos días más tarde, hablando con la Comunidad de Madrid, se empezó a atisbar la solución y parece que la hay. El AMPA piensa que ha sido gracias a la movilización, pero en la Consejería ni se enteraron de que había esa movilización. Yo se lo conté a los padres. Si tú vas a la Puerta del Sol, se entera el presidente; si vas a la Consejería de Educación, se entera el consejero; si vienes al Ayuntamiento, se entera el alcalde. Al final se ha encontrado una solución porque llevábamos meses buscándola, pero todavía hay que armarla jurídicamente.

“Las reformas en los colegios están en vía de solucionarse; llevamos meses buscando una solución”

P: ¿Ayudará a algo que un viceconsejero sea de Leganés?

R: Sin duda. La interlocución es más fácil, claro.

P: Lo de los Plenos ¿es normal que hasta el extremo de tener que aprobar un reglamento ético?

R: No, no es lógico ni normal. Me imaginaba que iba a pasar, porque pasó hace cuatro y ocho años, pero no es normal. Yo hablo con los alcaldes, indistintamente de cuál sea su color político, y lo que pasa en Leganés no pasa en ningún sitio. Lo que duran los plenos, el nivel de debates, la actitud en las intervenciones… Esto no pasa en ningún sitio. En todas las legislaturas, los primeros plenos son más complicados, porque todo el mundo anda midiéndose y hay desconfianzas, pero con el paso del tiempo se producen unos ajustes y hay formas de hacer que los plenos se hagan más dinámicos. En cualquier municipio grande del área metropolitana de Madrid un pleno dura 3, 4, 5 o 7 horas como máximo. En Leganés duran 12 y somos capaces de ver 1/3 del orden del día, pero porque aquí estamos en una posición absolutamente rígida. En los otros municipios, con la llegada de los nuevos partidos políticos, se han organizado los tiempos de tal forma que sean los debates más ágiles. Aquí funcionamos aun como cuando solo había tres partidos políticos y aun no existían todos estos partidos nuevos. El Pleno se ha convertido en un instrumento muy poco ágil que lo único que intenta es tener al Gobierno sentado horas y días y que no haga gestión. Eso es malo para los vecinos.

P: Si no se llamase Santiago Llorente, ¿qué diría del alcalde Santiago Llorente?

R: Yo creo que en una ciudad grande como la nuestra es muy difícil conocer al alcalde. Muchos vecinos trabajan fuera de Leganés y hacen poca vida social aquí. Es difícil conocer a la persona que gobierna, entonces te puedes llevar una sensación de la imagen que proyecta. Yo soy una persona seria, que va corriendo de un acto a otro y no tiene tiempo para interactuar mucho con los vecinos. Pretendo ser una persona normal que vive en Leganés y hace vida normal. Sigo yendo con mi coche a todos los sitios, llevo a mis hijos al mismo colegio, voy a los mismos sitios, hago la misma vida… Intento huir de la imagen de alcalde con el bastón, con el coche oficial. Intento hacer una vida normal, porque cuando se acabe esta etapa, quiero seguir haciendo vida normal.

P: ¿Le ha sorprendido con la noticia de que Felipe Moreno pueda estar implicado en una presunta denuncia de parte?

R: Cuando lo he leído, le he mandado un mensaje a Felipe Moreno y él me ha dicho que no es cierto. No he hablado con él por teléfono, ha sido por mensaje. En cualquier caso, es una mala noticia para el deporte y para el fútbol. Esto no contribuye en nada a la imagen que queremos proyectar en esta ciudad donde dedicamos muchos recursos al deporte y los clubes son tan potentes. El hecho de que alguien intente (presuntamente) comprar un partido de cualquier deporte es una mala noticia. La verdad es que me parece muy triste y habrá que esperar en qué queda todo esto.

P: ¿Cuándo va a ser candidato Santiago Llorente?

R: ¿Cuándo? Tiene que haber un proceso interno en el PSOE para ver cómo se eligen los candidatos y cómo se hacen las listas posteriormente. No sé cuándo va a ser. En otras legislaturas ha sido en torno a septiembre u octubre. Yo tengo intención de presentarme a este proceso de elección interna.

“El Pleno se ha convertido en un instrumento poco ágil que pretende tener al Gobierno sentado horas y días para que no gestiones; eso es malo para los vecinos”

P: ¿Sigue queriendo pasar el examen de los vecinos en las elecciones?

R: Sí. No tengo ninguna encuesta, no es que no crea en la demoscopia, pero lo que veo es una volatilidad… A nivel estatal hemos tenido un cambio de Gobierno, después de una moción de censura impensable hace unos meses. El PSOE tenía 70-80 diputados y ahora tendría 130, y el PP al contrario. Hay un nivel de cambio de posición de voto tremendo. No sé lo que va a pasar en las próximas elecciones y me apetece que nos valoren. Uno no se puede dejar llevar por cuatro que te digan muy bien o muy mal. La única encuesta válida son las elecciones y me apetece que los vecinos valoren estos cuatro años y que muestren la confianza en el Gobierno o en otro partido político. Por naturaleza, soy optimista y recompensan a aquellos que se esfuerzan, aunque hemos visto de todo estos últimos años.

1 Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

  • Critica para mejorar:

    Creo que los políticos vivís en vuestro mundo, solo os preocupa el entorno político y divertiros jugando a que trabajáis mientras en Leganés no se generan puestos de trabajo y cada vez hay mas locales alquilados a jóvenes que se dedican a la venta de droga, donde está el equipo de policia canino antidroga? solo sale una vez al año a hacer exhibiciones o es que ya no existe? Y luego Leganews que empezó muy bien denunciando cosas que suceden en la sociedad que apenas lo hace la oposición (ni Uleg ni PP ni ciudadanos) y ahora parece todo publicidad politica y publicidad del Club deportivo Leganes.

    Hay muchos locales de venta de drogas, en la Calle Serena uno todo el día abierto, habrá redadas en bares y pubs pero hay un montón de locales sin actividad comercial que las usan para venta de drogas, aparentemente son chicos jovenes que alquilan para juntarse en plan peña de las fiestas pero realmente es otro el negocio. Es que para abrir una tienda se necesitan mil licencias e impuestos y continuamente hay controles de licencias y para abrir un local de venta de drogas no hace falta nada ni se pasa nunca la policía????

Publicidad

Secciones