Banner Horizontal
OPINIÓN

La Firma (54): : Lo material y lo simbólico (Por Adrián Sánchez)

Banner Horizontal
  • Hemos pasado de tener una relación colectiva y material con la política a una de carácter individual y simbólica

  • Sin redistribución de la riqueza y credibilidad, la política se convierte en un juego de representaciones teatrales inútil para cambiar la vida de la mayoría social

Adrián Sánchez Castillo es vecino de Leganés e historiador. Graduado en Geografía e Historia y máster universitario en Historia Contemporánea, actualmente es doctorando en Historia Contemporánea por la UAM. Fue concejal del Ayuntamiento de Leganés por Leganemos en la pasada legislatura (2015-2016) y cofundador de Podemos en Leganés.

Uno de los libros más vendidos del último año lo firma un escritor de la vecina Fuenlabrada. En La trampa de la diversidad (Akal, 2018), Daniel Bernabé expone cómo el neoliberalismo ha fragmentado la identidad de la clase trabajadora en un proceso que viene de lejos y se nota también a nivel local.

La izquierda se hizo hegemónica en ciudades como la nuestra afirmando representar unos intereses obreros cuya política consistiría en redistribuir riqueza y propiedad para que la parte de la tarta correspondiente a los trabajadores fuese cada vez mayor: tanto en la nómina como en los servicios públicos. Para ello, había que juntar al mayor número de gente posible (colectivo) y promover la movilización, el conflicto.

‘Gobierno para todos’

Pronto fue huyendo de esta pugna con las élites en aras de «gobernar para todos», defendiendo un «consenso» antitético a una sociedad por fuerza desigual en términos de clase. Pero como a la hora de las urnas tiene que haber algo de dicotomía para animar el voto, en algo había que diferenciarse: aquí entró lo simbólico, generando un tenue vínculo con la política en la que elegimos cada cuatro años qué partido se adapta más a nuestras inquietudes (individuales). Como si fuésemos al concesionario a comprar un coche.

Así, ayer se inauguraba un busto al «Che» Guevara mientras se privatizaban los servicios municipales. O se dedicaban a Largo Caballero y Federica Montseny las calles de un barrio de chalets adosados, inaccesible para la mayoría, del tipo de los que se han multiplicado por toda la geografía madrileña cambiando la sociología electoral de una provincia que había sido tradicionalmente de izquierdas.

Así, hoy tenemos políticos que cuelgan de sus sedes pancartas por las pensiones públicas mientras se aseguran jugosos planes de pensiones privados. Contamos con innovaciones como los «puntos violeta», pero gestionados por manos ajenas a las públicas con horarios restringidos. En una ciudad «sostenible» donde, gracias a las privatizaciones, todo está cada vez más sucio, reciclar el papel puede resultar una odisea o la calle de al lado convertirse en un río si a las nubes veraniegas les da por descargar lluvia de más.

Credibilidad

¿Quiere decir esto que los aspectos menos relacionados con el conflicto capital-trabajo carezcan de importancia? En absoluto. Todas las medidas citadas tienen algo positivo, pero adolecen, además de coherencia, de dos características esenciales: redistribución de la riqueza y credibilidad.

Reparto de la riqueza porque a la hora de la verdad las empresas concesionarias mandan más que el alcalde y la Mesa de Contratación resulta más decisiva que el Pleno, operando una lógica de intereses contrapuestos en la que si unos pagan menos (o no pagan) la mayoría ve reducida su calidad de vida. Credibilidad porque si quienes teóricamente representan a esta mayoría mantienen esta situación ocupándose exclusivamente de hacer pomposas declaraciones inclusivas y florales cantos a la diversidad, a más de uno le puede dar por pensar que «todos son iguales».

La consecuencia será un círculo vicioso incapaz de mejorar en lo esencial las vidas de la población trabajadora: la que hace que este mundo funcione y sin embargo nos empeñamos en dejar de ver como el sujeto político común y decisivo que está llamado a ser.

Etiquetas

Añadir Comentario

Click aquí para publicar un comentario

* Debes hacer click en la casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

Publicidad

Secciones

Destacado